Asocial Temporal.

Image

 The Sartorialist

 

Leer siempre ha sido mucho más que una afición para mí, es una pasión. Durante toda mi adolescencia he devorado los libros. Me encantaba leer con The Strokes o los Beatles sonando de fondo. Llegué a leerme el último de Harry Potter en dos días. No hice otra que cosa que estar pegada al sofá, descansando solo para comer o dormir, convirtiéndome en una asocial temporal.  Y sí, me siento orgullosa de mi “friki” interior.

 Image

Ahora ya desgraciadamente leo la mitad de lo que leía. En parte porque la universidad no me lo permite pero, causa de mayor gravedad, también porque mi madre me ha restringido muy seriamente la lectura (“los libros acumulan polvo y ya tienes demasiados, punto pelota”). Ya sabéis como son ellas, consiguen todo lo que se proponen.

 

La verdad es que esto de la lectura es algo genético. Mi padre es mucho peor que yo.

 

Image 

Hawaiian Coconut

Ha llenado las paredes de su despacho con estanterías hasta el techo, y poco a poco ha invadido los pasillos de la casa, de una manera tan sutil que ni mi madre se ha quejado.

Y eso, he de decir, es muy admirable porque a mi madre no se le escapa nada. Absolutamente nada. Da miedo. Tiene una frase que repite a menudo y pasará a la historia, con cuchara de madera en mano, cara de reproche, y ojos que te leen hasta el alma y hacen que te entren ganas de confesarte de los pecados cometidos con cinco años, me suelta “hija, que he sido cocinero antes que fraile, no me la intentes colar”. Y en ese instante, en ese exacto instante, ya sabes que lo sabe TODO y que no hay vuelta atrás.

Y, como no tengo otra opción para salir viva de la situación, me hago la loca.

También deberíais saber que soy un poco vaga. Este dato es relevante al caso. En vez de ir a la Fnac y solucionar mi problema de no poder acumular más libros, comprándome un Kindle, descargándome libros al por mayor y seguir evadiéndome de la realidad tan felizmente, me quedo en mi cuarto, abro el ordenador y me dedico a buscar poesías en internet. Al principio leía poesía moderna pero descubrí que lo que realmente me gustaban son los grandes clásicos. Tienen una manera de transmitir sus visiones y sacarle la esencia a todo inigualable. Mi favorito: Lope de Vega. Podría tirarme párrafos y párrafos hablando de él pero simplemente me limitaré a decir: es un maldito crack.

Tiene un soneto que me ha transmitido más que cualquier otro y quiero compartirlo:

Ir y quedarse y con quedar partirse,
partir sin alma e ir con alma ajena;
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse,
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada, sobre fé, paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia:
fuego en el alma y en la vida infierno.

 

Ojalá siguiese vivo. Otro sueño frustrado mío.

Mientras tanto, a seguir leyendo.

 

-Z.

Anuncios

3 pensamientos en “Asocial Temporal.

  1. Me pasa exactamente lo mismo, siempre he sido de devorar libros y yo también me leí el último de Harry Potter en horas, para ser exactos los dos últimos en un fin de semana xD. Ahora que leo por medio de kindle en tablet, sigo echando de menos los libros en papel, es otra manera totalmente diferente de leer, pero mejor eso que nada. Y respecto a la carrera, yo con la universidad también estoy agobiada y no leo todo lo que me gustaría, pero siempre hay un momento para leer 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s