El año cero

Siempre tendemos a acordarnos de los errores, de lo que se nos escurrió entre los dedos y de las malas inversiones en el terreno de los sentimientos. Somos así de pesimistas. O realistas. Llámalo X. Sin embargo, a pesar de todo ello, he descubierto que, si haces un repaso y un poco de reflexión, verás que no todo ha sido tan negro como la memoria te hace creer. Que de toda experiencia, positiva o negativa, se saca algo que te ayuda a evolucionar y convertirte en mejor persona, y más importante aún, te da los datos necesarios para no volver a tropezar con la misma piedra. Luego ya si volvemos a tropezar es porque queremos pero no porque no sepamos. El mérito no está en sobrevivir a las consecuencias de las decisiones tomadas, sino en encontrar por qué sucedió. Porque sí, siempre se puede mejorar. Porque no, jamás será suficiente.

2013 ha sido un año muy importante, de los que no pasan al olvido, por numerosísimas razones. Ya soy un poco menos pesimista: ha acabado mejor de lo que esperaba. Todas las decisiones que tomamos son caminos que nos llevan a nuestro destino. El problema es que a veces no nos gustan tramos del trayecto y hasta que no llegamos al final, no nos damos cuenta de lo necesario que era pasar por ellos. No niego que haya habido tropiezos por el camino, algunos pequeños y otros no tan pequeños, pero de todos he aprendido cómo funcionan las reglas del juego.

tumblr_mvtaj2rGOA1qdflewo7_1280

En 2013 aprendí lo fácil que es que el tablero dé la vuelta. Que el suelo que hay bajo tus pies desaparezca. Ahora estoy, ahora no me apetece y no estoy. Hay personas para las que es muy fácil y conveniente quitarse los problemas, ignorándolos y desterrándolos, en vez de intentar arreglarlos. El que no sea luchador jamás llegará a ninguna parte y eso, para mí, es una verdad absoluta.

En 2013 aprendí a dar gracias de verdad por todo lo que tengo. Me fui de viaje al lugar más pobre que he pisado en la vida y la experiencia me trastocó. Pienso repetir. Me parece un error acomodarse y dar todo lo que tenemos a nuestro alrededor por hecho, como si tuviésemos más derecho que otros a tenerlo.

En 2013 descubrí una parte de mí misma que no conocía. Parece mentira pero hasta que no surgen ciertas situaciones, no sabemos de lo que somos capaces. Y las más importantes son aquellas que hacen tambalear tus cimientos, tus creencias y valores básicos, y así veas todo de una forma totalmente distinta. Nunca dejamos de sorprendernos a nosotros mismos. Nunca dejamos de conocernos.

Screen shot 2013-02-21 at 19.42.46

2013 fue el año que empecé a escribir. Y esto lo marco como uno de los mayores logros. Siempre me preocupaba porque sentía que no había nada a lo que pudiese dedicar horas sin notar el paso del tiempo. Por fin encontré algo que me llena como nada. Surgió como lo hacen las cosas duraderas, poco a poco, sin avisar, hasta que te das cuenta que no puedes vivir sin ello. Escribir es terapia personal y gratuita. Solucionas los problemas que tienes contigo mismo. A veces necesitas ver plasmado en una hoja algo que te ha estado rondando la cabeza durante días para darte cuenta de la importancia real que tiene.

2013 fue el año que me empecé a cuidar de verdad. Me quise más. Dediqué menos tiempo y esfuerzo a los que no lo merecían. Me ha costado 22 años. Dejé de fumar y empecé a hacer deporte. Empecé a valorar más los pequeños detalles duraderos que los grandes gestos pasajeros. Di más importancia a los que están en mi día a día y no a los que aparecen cuando les conviene.

2013 fue el año en el que me despedí de todas las ilusiones irreales que había tenido hasta entonces. Los castillos en el aire se derrumbaron y, no lo negaré, fue duro. Pero lo bueno es que dieron pie a que se construyesen muros, fortalezas, sobre suelo firme e inquebrantable. La tranquilidad que siento desde entonces es indescriptible. Solemos pensar que estamos programados para ir en una dirección con el piloto automático encendido hasta que un día cualquiera se presenta un desvío y decidimos probar eso de la conducción manual.

2013 fue el año del cambio radical. De las idas y venidas. De cambiar de país y de estilo de vida. De dejar de considerar a algunas personas esenciales y empezar a pensar que otras son un tanto imprescindibles. De distinguir el amor sólido del líquido. De aprender que no es oro todo lo que reluce. De decir “adioses” que ya venían con mucho retraso y encontrarte con “holas”  inesperados. Conseguí lo que propuse a principios de año: hacer borrón y cuenta nueva. Esta vez de verdad, y me siento capaz de decir que estoy preparada para cualquier cosa.

En 2013 aprendí a ser un poco menos egoísta. Muchas veces lo que te conviene a ti, no es lo mejor para el de al lado. Suena bonito en la teoría pero en la práctica es jodido. Supe tomar una decisión importante poniendo a terceras personas antes que mi bienestar. No soy perfecta ni deseo serlo, pero saber que fui capaz de tomar esa decisión y no mirar atrás, me enorgullece y hace que pueda dormir un poco mejor por las noches.

tumblr_mml92seisY1qdflewo3_1280

2013 fue el año en el que aprendí que estaba equivocada. Creía que la felicidad se encontraba cuando conseguías que todos los problemas e imperfecciones desapareciesen. Error fatal. Ser realmente feliz es saber vivir bien a pesar de los problemas y no sentir la necesidad de arreglar absolutamente todo.

Ese fue mi 2013. Con lo bueno y lo malo, al desnudo.

2014 es una hoja en blanco pidiendo a gritos que escriban sobre ella una nueva historia. Una nueva etapa. El año cero.

Y promete. Promete mucho.

Feliz año a todos.

In the end, it’s not the years in your life that count. It’s the life in your years.

– A. Lincoln

– Z

Fotos de mi gran amiga María Jiménez 

Anuncios

Feliz Navidad

Quería escribir un post sobre la navidad. He empezado a escribir sobre el significado de ésta para mi o las razones por las que la navidad me gusta tanto o me parece tan importante. Pero después de empezar varias veces el post y borrarlo me he dado cuenta que mi capacidad para escribir es limitada, y que algo tan importante para mi como la navidad no sé describirlo lo suficientemente bien como creo que se merece. No he conseguido hacer una descripción en la que transmita mi sentimiento hacia estas fechas así que he decidido que mejor os copio parte de un poema al que tengo especial cariño de la navidad y con el desearos feliz y navidad. Espero que todos paseis unos días estupendos y disfrutéis de estas fechas con vuestras familias.

Copio sólo la tercera parte pues es la que más me gusta y es muy largo. (En las dos primeras un árbol de navidad se lamenta de que lo hayan talado y llevado a otro lugar).

LLANTO DEL ÁRBOL DE NAVIDAD.

“Hoy han puesto junto a mí,
un portal de filigrana
con corcho, cartón y azúcar,
nieve en copitos de lana.
Hay una mula y un buey,
un hombre con una vara
con los nardos florecidos,
y una Madre ensimismada,
mirando a un Recién Nacido
con el mundo en su mirada…

A él lo llaman San José.
A ella María la llaman,
y al niño Dios Emmanuel,
Emmanuel o la Esperanza.

En mí se fijó un momento,
y sentí como la savia
volvia  a reverdecerme
a compás de mis entrañas”

 

Espero que os haya gustado, y ya sólo me queda desearos una FELIZ NAVIDAD A TODOS!

-A.

El caos ordenado

No existe ninguna situación en la vida que carezca de auténtico sentido. Este hecho debe atribuirse a que los aspectos aparentemente negativos de la existencia humana, y sobre todo aquella trágica triada en la que confluyen el sufrimiento, la culpa y la muerte, también puede transformarse en algo positivo, en un servicio, a condición de que se salga a su encuentro con la adecuada actitud y disposición.

– V. Frankl

tumblr_ms2f0cngT31qaj6i0o2_1280

Cuando nos conocimos, fuiste de listo. Se veía a la legua que era tu estrategia. Por eso te solté muy digna en esa azotea un “te has equivocado de chica”. Te reíste y tus ojos, de ese color que no he vuelto a encontrar, me miraron tramando algo. “No, he acertado” fue tu contestación. Yo que creí calarte desde el primer instante. Lo que no supe hasta mucho más tarde es lo mucho que en ese momento calaste tú en mí.

Ninguno de los dos sabíamos lo que nos esperaba. Muchas veces he pensado si realmente me hubieses pedido mi número esa noche sabiendo lo que iba a venir después. Y si yo te lo habría dado.

Un tira y afloja. Un día sí y a la semana siguiente, es que ni loca. La cara que le echabas la mitad del tiempo hacía que sintiese tal indignación que perdía el control de la situación. Pero admitiré que cuanto más descarado eras, más me gustabas.

Contigo aprendí que soy terriblemente fiel. Que estaba preparada para seguirte al fin del mundo. Come what may and all of that shit. Aprendí que toda moneda tiene dos caras, que la bonita es genial, pero ay cuando se gira. Ahí vimos los dos que puedo ser cruel. Extremadamente cruel.

Pero la verdad, no sé si era por exceso de ignorancia, jamás falta de inocencia, eso seguro, esos defectos míos te daban igual. Me conociste rota, enfadada con el mundo, e hiciste tu misión reconstruirme. Cuanto más te clavaba el puñal, más me querías “arreglar”. Era mi forma perversa de sentirme querida por ti. Mi grito de SOS en busca de la salvación, por muy efímera que fuese. Never let me go.

tumblr_mwrp0eLF0v1rg92i7o1_500

Sabías de qué estaba hecho eso que corre por mis venas. Sabías qué es lo que unía mis arterias. Sabías darme una de cal y otra de arena en el momento exacto para que siempre acabase volviendo a ti con los brazos abiertos y las defensas bajas. Cosas que nadie había conseguido jamás tú las obtenías en un abrir y cerrar de ojos.

Era nuestra dinámica. Nuestro paso doble irracional, sin ritmo ni compás claro y poco comprensible para los demás. Sin embargo, para nosotros las reglas del juego nunca habían sido tan claras. Era como si las hubiésemos aprendido antes que incluso hablar o andar. Éramos nuestra mejor droga, nuestro mayor colocón, y teníamos claro que no queríamos experimentar eso del síndrome de abstinencia. Dolería más que la propia realidad.

Nos gritábamos a las nueve y a las diez nos comíamos a besos. El problema es que el contrato no estaba en escrito. Era volátil. De todo menos estable. En el fondo los dos sabíamos que el día que comenzamos con lo nuestro, estábamos firmando el inevitable final. De aquí nadie iba a salir de un pedazo.

Creo que el dolor que se siente tras una ruptura no tiene que ver con el tiempo que has estado con alguien. Lo que cuenta es la intensidad de la emoción que te hizo sentir esa persona. Eso es lo que aprendí contigo. La única vez que decidimos ser racionales y dejarlo, fui incapaz de interiorizarlo. Sin ti, no tenía sentido. Pero contigo tampoco. Y tu mirada era un reflejo de la mía. Tú que decías que jamás volverías a llorar.

tumblr_mebq4clq811rybx76o1_500

Al final, como era de esperar, nos quedamos sin fuerzas. Nos consumimos. Juro que fuiste el mejor beso de mi vida, lo tengo grabado a fuego en mi memoria, pero también mi mayor sentimiento de rechazo. A pesar del tiempo que ha pasado, me acuerdo de todo a veces. Veo atisbos de ti en canciones, libros o películas. Llegaste a echar raíces profundas en mí. Fuiste, y sigues siendo en parte, mi inspiración para escribir.

Yo intentaba reinventarme. Tú querías coser tus heridas. Habíamos perdido todo tipo de amor propio, orgullo y demás. Pero a pesar de nuestros esfuerzos, ya no se podía más. Los opuestos se supone que se atraen, equilibrando la balanza. La cosa es que llegó un punto en que nuestra balanza tambaleó tanto que ya la palabra “equilibrio” se salía de la ecuación. Decir que era caótico se queda corto. Y por última vez, fui cruel. Todo lo cruel que pude. No te di opción. Corté por lo sano. Por nuestra salud mental. Se acabó como empezó, en una azotea.

Solo espero que sepas que detrás de los errores, de la manipulación, de la tormenta, de las decisiones difíciles, de la cabezonería, de los secretos, de las palabras envenenadas, del echarte a patadas de mi vida, a mi manera poco convencional, esa que solo entendías tú, te quise con toda mi alma.

Y que después de todo este tiempo, los abrazos rotos, las declaraciones desnudas, las pruebas, los deseos suspirados y siempre olvidados, los “adiós” atemporales, las promesas etéreas, mis tardanzas, tus miradas, y nuestras risas, en cierto modo, siempre formarás parte de mí.

tumblr_mr2aodoBBC1qaf67lo1_1280

– Z

Fotos de Oktoberkind

Queridos Reyes Magos

Este año ya sabéis que ha sido muy ajetreado, con muchas idas y venidas. A pesar de todos los cambios, tanto físicos como emocionales, he intentado ser buena a mi manera, que ya sabéis que a veces no es entendida por todo el mundo. Pero como todos, admito que también he metido la pata de vez en cuando. Aún así espero que os apiadéis de mí y me trajeseis alguna cosa. Aquí os dejo una lista, tanto para mí como para familiares o amigos. Espero vuestra visita con muchísima ilusión.

1) Para mi padre y madre os pido un Kindle. Yo ya tengo uno y lo utilizo a diario. Como es tan ligero y pequeño, se puede llevar a cualquier parte y así pueden aprovechar ellos cualquier rato tonto para leer.

KC_bnnr

2) Me encantaría cambiar de colonia y la verdad que me he enamorado de Miss Dior. Huele fenomenal. Cualquiera de las tres variantes me sirve, aunque la rosa es mi preferida.

Miss-Dior-Cherie EDP, EDT, Eau 2008 bottles

3) Para mi hermano, que acaba de empezar a trabajar, te pido una corbata azul marino. Pero no cualquiera. Las que más me gustan son las de Lester, en la calle Núñez de Balboa.

ima_corbatas_colecc

4) También me gustaría tener un bolso que me sirva para cualquier ocasión: salir a cenar, una fiesta o incluso un evento más formal. He visto esta cartera de Uterqüe y me ha gustado mucho. Viene con cadena para poder llevarlo de las dos formas.

Captura de pantalla 2013-12-15 a la(s) 12.47.015) Ya se empieza a notar más el frío en esta ciudad, y por ello os pido una buena bufanda de lana. Y ya de paso uno con un poco de color, que ahora en esta época tendemos a ir muy oscuros. Me chifla este de Bimba y Lola.

jj

6) Para toda la familia me encantaría que me trajeseis unas entradas para ir a ver el Musical del Rey León. Me han dicho que es buenísimo, y es un plan para poder disfrutar todos juntos!  Captura de pantalla 2013-12-15 a la(s) 12.40.37

7) Un caprichito que tengo últimamente es un anillo de Mónica Vinader, o unos pendientes, la verdad que no me decido así que seguro que sabéis mejor que nadie que me va a gustar. Me encantan todas las joyas de esa diseñadora y además es un regalo que podré compartir con mamá.

Captura de pantalla 2013-12-15 a la(s) 12.43.12

8) Después de todos los viajes que he hecho este año, me gustaría poder hacer álbumes de fotos y así tenerlas siempre impresas y poder ver las fotos cuando pasen unos años. Para el viaje de la India me gustaría un álbum de Natura que es del estilo y le quedará fenomenal, pero para los demás me encantan los álbumes de Ordin & Reda.Captura de pantalla 2013-12-15 a la(s) 12.42.019) Para mi amiga Cris me gustaría un Kit para el nuevo año esté lleno de días geniales de Mr. Wonderful. Se puede comprar en su tienda onlineCaptura de pantalla 2013-12-15 a la(s) 12.36.27

10) Por último ya sabeis mi debilidad por los zapatos, y especialmente de tacón asi que me encantaría que me trajeseis estos zapatos de Zara.Captura de pantalla 2013-12-15 a la(s) 12.32.57Ya acaba mi lista, que son simples ideas de lo que me podeis traer estas navidades, aunque ya me conoceis muy bien asi que cualquier otra sorpresa, siempre que no sea carbón seguro que me encanta.

Muchas gracia.

Os quiere mucho,

– A & Z

Reflexiones de una noche de insomnio.

Otra noche sin dormir y vuelvo a releer diarios antiguos. Es una costumbre que no sé cuando cogí pero que hace años que me acompaña. Las noches de insomnio, cuando por lo que sea llevo horas en la cama intentando sin éxito dormirme, cuando ya he contado ovejitas hasta aburrirme (sí, tengo que reconocer que siempre intento contar ovejitas pero nunca me ha funcionado), cuando he mirado el móvil varias veces pero todo el mundo que podría darme conversación está dormido, entonces cojo un diario antiguo y empiezo a leerlo.

Normalmente cojo el último que he empezado y empiezo a leerlo desde el principio, pero nunca hace más de dos años que lo empecé así que el cambio tampoco es demasiado. Pero este domingo decidí leer un diario de cuando era pequeña, y cuando llevaba un par de hojas cada vez me enganchaba más, tengo que reconocer que leí en diagonal para poder pasar rápido por casi todas las épocas en las que he ido escribiendo un diario. Fui viendo mi evolución, como he ido cambiando como persona y todo lo que me rodea  y entonces empecé a pensar…

ColumpioMe di cuenta de lo diferente que soy de esa niña de 12 años que escribía en un cuaderno de Mickey con bolis de colores. Que la mayoría de mis grandes preocupaciones de entonces ahora me hacen gracia y me cuesta entender como le di importancia. Me encantó comprobar que he ido aprendiendo de mis errores, y que el paso del tiempo me ha ido curtiendo y dirigiendo hacia lo que yo creo que es ser mejor persona.

Que la adolescente que se dejaba llevar por cualquier impulso y reivindicaba todo ahora piensa las cosas antes de actuar y las palabras antes de decirlas.

Me di cuenta que hay gente que durante un tiempo estaba estado en todas mis historias, en mi día a día y que fue muy importante y que ahora ni siquiera sé que es de ellas. También me di cuenta como hay personas que aparecen en todos mis diarios, desde ese que empecé a los 12 años, pero no tenían ninguna importancia para mi y ahora no sé que haría sin ellas.

reloj

Pero sobre todo, me hizo pensar sobre el paso del tiempo. ¿Cómo ha podido pasar todo tan rápido? ¿Cómo ha podido cambiar todo tanto sin que nos demos a penas cuenta? Y me da miedo… Me da miedo no estar aprovechándolo lo suficiente. Me da la sensación que a veces, dejamos pasar las horas sin valorarlas. Veo como de lunes a viernes lo único que pienso es en que queda un día menos para llegar al fin de semana y que durante el fin de semana por lo menos una mañana la suelo pasar de resaca en el sofá. Entonces al final ¿qué nos queda de los 7 días de la semana?

Haber leído los diarios me ha servido para reflexionar, para pensar y darme cuenta que hay que aprovechar cada minuto, y que eso por supuesto incluye los 6660 minutos que hay en la semana antes de los viernes a las 3 de la tarde que es cuando salgo de trabajar. Que cada día es único y que de todas las épocas vamos a poder sacar partes buenas y partes malas, pero de las malas aprenderemos.

Que ya no voy a volver a tener 12 años y utilizar bolis de colores para escribir un diario, que la ilusión de los 15 de ver que me ponía en cada fiesta y que mis amigas me dejaran ropa tampoco va a volver. Los 16 y 17 los disfrutamos en bachillerato, siendo las mayores y las favoritas del cole, haciendo lo que se nos pasara por la cabeza sin pensar en las consecuencias y creando millones de momentos que hacen que pensemos en el colegio y nos entren ganas de volver. Los 18, el principio de la universidad conocer gente nueva y una nueva ciudad, saborear la mayoría de edad y la libertad tampoco van a volver.

Que las responsabilidades aumentan y la madurez gracias a Dios también, pero que ahora tengo 23 y acabo de empezar una nueva etapa, que acabo de empezar a trabajar y que aunque no estoy conociendo una nueva ciudad si que estoy conociendo mucha gente nueva y nuevas experiencias de las que tengo que disfrutar. Para que cuando los años pasen y vuelva a tener una noche de insomnio, cuando coja el cuaderno azul con pajaritos que ahora uso de diario y lea mis hazañas de 2013 en adelante se me dibuje una sonrisa en la cara y piense “que bien he aprovechado los años y como lo he pasado” y eso me anime a seguir así.

diario-A.

La lista de diciembre

Por fin llega diciembre! Soy una persona a la que le gusta mucho rodearse de los suyos y en diciembre no hay otro plan posible. Entre las comidas y cenas familiares y los amigos desperdigados que vuelven a casa unos días, consigo pasar mucho tiempo con la gente que más me importa. Creo que no es difícil intuir que es mi mes favorito del año, así que estoy encantada de que me haya tocado hacer la lista de esta doceava y última parte del 2013. Espero que os gusten mis segurencias.

Una compra: los zapatos Monkstrap de Crownhill para chica. Conocí a estos fabricadores españoles de zapatos hechos a mano en el Mercado del Museo del Ferrocarril en octubre y me impresionaron, tanto el diseño como la buenísima calidad. Sobra decir que al final he caído y me he comprado unos.

1

Un texto: me topé con él de casualidad y desde entonces he querido compartirlo con vosotros. Es de Ana Murillo, también fotógrafa:

No quiero que hables de mí. No hables de mí porque nadie te va a escuchar. Yo no hago cosas importantes. Yo soy uno más y, a veces, uno menos, soy diferente, uno más de los diferentes, un igual entre los diferentes de los que no debes hablar porque nadie habla de nosotros.

No quiero que hables de mí, para encontrar las respuestas deberías preguntar a otros, no las vas a encontrar entre mis rutinas. No hables porque no me conoces y vas a hablar de algo que ignoras. No lo intentes porque no lo merezco y no van a entenderte cuando lo hagas.

2

Un artista: Jake Bugg. Es inglés y un maldito genio. Tiene 19 años y unas canciones que me encantan. Ya os he puesto alguna en nuestra página de Facebook. Aún así para mí la canción del mes es esta de Arctic Monkeys.

Un restaurante: Dray Martina. Todo es un acierto: la carta, la decoración, el ambiente y la zona. Recomiendo la coca de queso de cabra, cebolla caramelizada e higos. Está en la calle Argensola, 7.

3

Un plan con amigos: no, no es salir en Nochevieja, no soy muy fan de ello. Si salgo es por pasar tiempo con mis amigos pero mantengo firmemente que es la peor noche del año para salir. Mi plan con amigos estelar es ir a tomarse una copa al Café de París, calle Santa Teresa 12. Buen ambiente, buena música. Últimamente hay cola para entrar pero espero que esta tontería se les quite rápido.

5

Un plan con familia: los mejores son estar tirados todos por la casa. Nosotros al final de las comidas multitudinarias, de esas que ya no quedan ni sillas en las que sentarse, jugamos al Trivial por equipos, da igual la edad o nivel de conocimientos, la cosa es pasar un buen rato todos juntos. Nada de Wii, Play o lo que sea. En mi casa se juega al de tablero encima de la mesa de toda la vida. Los pequeños tiran el dado y esa regla es inamovible.

6

Un concierto: el único del mes de diciembre que no me pienso perder, ya me compré la entrada hace mucho. Mi querido Quique González. Soy un poco pesada con él, lo sé, pero no lo puedo evitar. Además voy con muy buena compañía, lo cual hará que sea el doble de genial.

7

Un libro. O unos cuantos mejor dicho. La serie de Juego de Tronos. Aquí os muestro mi lado “friki”. Son impresionantes. No solo te describen con un detalle y perfección asombrosos un mundo de fantasía, sino que para mí son de los primeros de su género en mostrar tal variedad de personajes y profundizar tanto en ellos. Me han enganchado y mucho. La serie no les hace ni sombra. Mi favorita, por todo lo que representa, ella:

2

Y para rematar, una película, cómo no, Love Actually. El clásico de las Navidades. A mí personalmente, después de vivir muchos años ahí, me encanta el humor inglés y este película lo saca en su más pura esencia. Hiya kids, here is an important message from your Uncle Bill, don’t buy drugs, become a pop star, and they give you them for free! La veré por vigésima vez, no lo dudéis.

8

Espero que paséis todos un buen mes, que alguno se dedique a llamar a lo “Hola, soy Edu, feliz Navidad” y así nos echamos unas risas, que venga un frío polar de los que me gustan, que nieve en Madrid centro y que dure un par de días (blanca blanquita por favor).

Besos,

-Z.

Síguenos en Twitter y Facebook

Ya no eres para mi…

Supongo que siempre lo he sabido pero no quería verlo, y es que ya sabes “No hay peor ciego que el que no quiere ver” pero ya me he dado cuenta, y te escribo esto para decirte que se acabó, que ya estoy harta de escuchar que no me convienes y que me merezco a alguien que me trate mejor. Que ya no sólo me lo dicen, sino que ahora además lo pienso.

 Que ya me he cansado de que me cuentes la historia perfecta de cómo iban a ser nuestras vidas y creerme la princesa de ese cuento que nunca empezaba. Que no te lo voy a negar, me encantaba soñar mientras tú, con tu increíble imaginación me contabas todas tus batallitas y como yo tenía cabida en ellas. Supongo que por eso no tomé esta decisión antes, porque en el fondo me gustaba

 Image

Que ya estoy harta de que me prometas el cielo, aunque no te lo he dicho antes porque me encantaba estar en las nubes y pensar que eran los demás lo que no entendían lo nuestro.

 Que por muy bien que nos lo pasemos juntos eso no es suficiente. No me puedes decir que me deje llevar y que no piense en las consecuencias, porque todo tiene consecuencias. Ya no tenemos 15 años para perder la cabeza de esa manera. Se suponía que tenías que madurar.

 Que por mucho que me guste bailar contigo, no eres insustituible y seguro que encuentro a otro con el que poder bailar horas y horas. Y que ya no me hace tanta gracia mirarte y bailar contigo cuando suena “Ojalá no te hubiera conocido nunca”, ni me hace tanta ilusión que vengas a buscarme si en alguna fiesta suena “Todavía me acuerdo de ti”. Que los mensajes de las canciones tienen su sentido cuando de verdad lo piensas.

Image

 Que ya no quiero tener que pensar si me vas a escribir o no. Que tu mensaje cada no sé cuanto tiempo para “tenerme ahí” ya no me sirve. Que no quiero que me llames un viernes a las 12 de la noche para ver que voy a hacer sino un martes cualquiera para que nos tomemos algo los dos.

 Que me da pena, porque llegué a pensar que eras el hombre de mi vida. Además de por ti, porque llegué a encajar en tu entorno. Pero estoy segura que encontraré a otro con unos hermanos y unos amigos igual de simpáticos.

 Que aunque nunca te haya dicho nada  y me riera, no me hizo ninguna gracia cuando en un bar me dijiste que escuchara la letra de la canción que sonaba y ésta decía “para volver a volver, como has vuelto mil veces…” se me quedó grabado. Y me acuerdo de ti cada vez que la escucho, que no son pocas veces.

 Que creo que ya no tengo edad para pensar en que voy a ser la que te cambie, y que conmigo vas a dejar de ser un cabrón.

 Que no, que no son más que excusas todo eso que me decías cuando te plantaba cara porque empezaba a darme cuenta que todo no era tan bonito. Que cuando encuentres a la que de verdad te haga sentir todo eso que me decías a mi, que cuando encuentres a la que de verdad te guste, estoy segura que no serás así. Y me alegraré por ti, aunque quizás sienta un poco de envidia por no haber sido yo…

 Que ya me he cansado de escuchar “déjalo, que no te merece”. Que supongo que sabía que este momento iba a llegar y lo he intentado retrasar al máximo, pero aquí está.

Image 

Que aunque no te lo creas esta vez es de verdad.

 

Que se acabó.

-A.