Horarios de oficina

b0c084f3f57dc0f306cebd107fd8072e

No mentiré. No diré que fue una tortura constante. Jamás negaré ninguna de las cosas que en su momento creí verdades. Sí, ser unos “kamikazes enamorados” fue genial. Y sí, puede que en algún momento se nos escapase alguna que otra promesa sin fundamento ni sustento. Pero te lo repetiré hasta la saciedad, querido: al pasado se le llama así por algo, y se queda donde mejor está, atrás.

Como todas las malas costumbres, esas que se caracterizan por rondar más de la cuenta, no había forma de que te fueses de una vez por todas. Le cogiste cariño a tu visita quincenal. Tirar de la cuerda cuando te convenía, cuando te sentías solo o simplemente te aburrías a ver si seguía yo en la otra punta era el mejor juego que habías conocido. De puertas para afuera se había acabado, pero el fin real estaba aún lejos. Sin embargo, eso de echarlo a perder todo por ti había perdido la gracia. La cuerda que nos unía la veía demasiado larga y cuando tú tirabas yo ya no lo notaba. Admitiré que mis indirectas no fueron las más acertadas pero contigo no conocía otra forma de comunicación. Siempre fui de las que salía por la puerta trasera: muy calladita, no decía nada, pero al fin y al cabo me iba.

ERE1963003W00001/27

He pensado. He pensado mucho, más de lo que confesaré, y he llegado a la raíz de la cuestión: yo ya no soy la que tú conociste. No es que cambiase, es que volví a lo que era antes de que pusieses todo patas arriba. Tú fuiste mi desvío en el camino, la pérdida de control momentánea, el cambio irracional. Dejé que rompieses mis esquemas hasta que desapareciesen del horizonte, y lo que los dos creímos cerrado y sólido en realidad era líquido tirando a gaseoso. La clave fue tu llegada tarde, muy desequilibrada, muy tú, a pesar de que esperé más de lo debido y alargué más de lo que muchos considerarían correcto. La marca de tus dientes, el engaño a voces y la falsa valentía hacen mucho que pasaron al olvido. Tus horarios prestablecidos y limitados de oficina nunca fueron suficientes. Yo no podía llegar a casa y olvidarme, apagar el interruptor. Off. Lo mío es el trabajo non-stop.

Después de la locura desenfrenada, de los pulsos sin ningún sentido, y de los mareos enmascarados de interés empecé a sospechar que para ti, aquello en lo que yo me dejaba la piel, era un juego. Fueron demasiadas de cal y muy pocas de arena alivio. Y llegó el famoso en el punto que, por difícil que sea, decides no volver a mirar atrás. Ese punto en el que el amor propio pesa mucho más que el sacrificio, en el que lo absurdo empieza a gritar a pleno pulmón. El semáforo se pone en verde y resulta que te sobra el copiloto, o simplemente decides cambiar de coche, de ruta, de planeta si ya nos ponemos, y probar un lugar distinto.

elliott-erwitt-child-at-broken-window-1969-1337019544_org

A pesar de todo, tuviste razón con eso de que de todo lo malo, sale algo bueno. Al final acertaste con tu predicción. Tu indecisión fue el principio del final y tus ideales sin sentido acabaron por sellarlo. Esa vez fue la despedida definitiva, de la que no hubo, hay ni habrá vuelta atrás. Por primera vez, las cosas están claras. También acerté yo con mi propia predicción, eso que te decía entre copas y risas, vacilando, que lo nuestro no iba acabar bien, por el desacierto y destiempo de todos tus intentos. Y así fue.

“Lo tuvimos tan cerca que nunca lo vimos, lo perdimos tan fácil que valió la pena.”

Fuiste ese viaje que debí dejar pasar, esa sonrisa de la que no me debí de enamorar, ese pasatiempos con el que no debí jugar. Que tu entrega fue lo mejor que hasta el momento había conquistado, no lo negaré, pero no me advertiste que era un arma de doble filo. Que las comparaciones son odiosas pero no puedo evitarlo, y seguiré pecando de medirte respecto a otros, aunque sea para mal.

Elliott-Erwitt-7

Nuestro problema no fue lo que callamos, sino precisamente lo que dijimos. La sinceridad la sobrevaloramos de tal forma que nos catapultó a la mayor de las mentiras. Así que decidí hacernos el mayor de los favores. El sol se puso. Las memorias desaparecieron. Mi teléfono no esperaba tu llamada. Mi portal no quería tus besos. Tu nombre dejó de residir entre mis memorias. Me guardaste entre tus trofeos. La culpa pesaba de más. Y la puerta se cerró.

–  Z

Fotografías de Elliott Erwitt

Anuncios

Una conexión especial

Hay gente con la que se tiene una conexión especial, de eso no me cabe la menor duda. Con algunos tenemos química desde el principio o como yo suelo decir hay feeling. No sé porque será eso, y tampoco me he preocupado nunca mucho por ello, pero la verdad que es algo que me encanta.

Ayer me reencontré con un viejo amigo que me ha hecho pensar sobre este tema…

Hacía mucho que no le veía, irme a Dublín rompió mis rutinas de las clases de francés por las tardes, y de verle todas las semanas. Los martes y jueves eran nuestros días, de 7 a 8 y 30, aunque algún día lo alargamos con una cerve después de clase.

No me cayó demasiado bien cuando nos presentamos, se dio ciertos aires de prepotencia, supongo que pensando que yo era una niñata de 17 años y creyéndose mayor, pero nos bastó una hora y media para que se produjese esa conexión especial entre los dos. Al final de esa primera clase supimos que íbamos a ser especiales el uno para el otro.

ImagenProbablemente él fue la razón por la que yo no me salté ninguna clase, y por la que me volví a apuntar cada año a la academia. Tres años de clases, tres horas a la semana nos dieron para conocernos suficientemente bien. No hubo un solo día que no nos sentásemos juntos y comentáramos sobre cualquier cosa, contándonos mucho más de lo que le puedes llegar a contar a un simple compañero de clase. Y así llegó a conocerme mejor que muchas de mis íntimas amigas. No sé si me asustó o me sorprendió la primera vez que me dijo algo acerca de cómo era yo, con un simple comentario dejó al descubierto una de mis debilidades que yo creía más ocultas, y me di cuenta que en poco menos de un mes me había calado por completo. Algo había entre nosotros que hizo que la confianza surgiera rapidísimo y estuviéramos especialmente cómodos el uno con el otro.

Supongo que son cosas de la vida, que hay gente con la que vas a conectar en seguida, pero entre nosotros había algo más. Nunca dijimos nada, nunca hubo ningún acercamiento pero la relación no era solo de amigos y había una chispa especial, un tonteo que hacía que nos lo pasásemos fenomenal el uno con el otro.

ImagenHabía algo que hacía que el tiempo volase cuando estábamos juntos, y siempre se nos hiciera tarde. Que cualquier plan, si íbamos a coincidir ya nos pareciese divertido.

Supongo que el hecho de que nunca coincidiésemos solteros los dos fue lo que hizo que nunca pasase nada entre nosotros, pero cuando acabé las clases antes de irme a Dublín me moría de la pena pensando que ya no le vería más. Y entonces pensé que había perdido la oportunidad y que debía haber movido ficha para tener algo con él. Me propuse que si le volvía  a ver sería más directa, y no me quedaría con la duda de si tenía que haber ligado con él. Todos estos sentimientos eran muy fuertes entonces, pero en dos años sólo había hablado con él un par de veces, nos felicitamos el cumpleaños de cada uno y poco más. Así que simplemente se había quedado en un tío que fue especial, al que le había tenido mucho cariño pero que había desaparecido de mi vida.

Ayer, supongo que por casualidades de la vida, por el capricho del destino o porque Madrid no es tan grande como creemos nos volvimos a encontrar. Estábamos en una discoteca, cada unos con sus amigos, pero cuando nos vimos nos hizo una ilusión tremenda a los dos y nos olvidamos del resto del mundo.

Nos pusimos al día, que hacíamos cada uno ahora y que había sido de nosotros en los últimos dos años,  un resumen de las hazañas mas importantes y entre risas y copas fue pasando el tiempo y como una evolución natural de la conversación llegamos a hablar de nosotros, eso que había sido un tema tabú salió bromeando y nos pareció lo más normal. La conversación estuvo llena de ironías y bromas, pero así era mas fácil,  entonces el me dijo “entre broma y broma la verdad asoma” y me hizo ver que los dos pensábamos igual, que entre todas esas risas había mas de un sentimiento escondido y la conversación se fue dirigiendo a que podría pasar ahora,  cada vez menos irónica,  cada vez mas seria.
Habíamos estado tan bien juntos que no nos habíamos dado cuenta de la hora pero ya era muy tarde y estaban cerrando.  Nos despedimos como dos buenos amigos que hacía tiempo que no se veían y me fui a casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Imagen

Esta mañana amanecí con un mensaje suyo y hemos estado hablando todo el día, bromeando y sacando a la luz la complicidad que teníamos. Pero ahora me pregunto ¿será demasiado tarde o será el momento de que empiece algo?  Supongo que ya lo descubriré pero por ahora tengo la ilusión de haberme reencontrado con un gran amigo y quién sabe si algo más.

-A.

Para qué sirve una amiga

A algunos se les escapa demasiado rápido un “esa es mi amiga”. Para mí, son los que no saben filtrar y tratar, significa que no valoran lo que es una amistad verdadera y lo que supone. Yo considero que conocidos tengo muchos, a puñados, unos más tratables, otros más especiales, pero lo que son realmente amigas, por las que haría cualquier cosa, las cuento con los dedos de una mano. Las cosas claras. Y si ya son transparentes, mejor. No es algo que trate a la ligera.

Y eso es porque las amigas verdaderas son tan difíciles de encontrar como dos gotas de agua idénticas. Es que no se encuentran todos los días. Ni todos los años. La buena amistad son años de confianza, momentos demasiado memorables y empujones acertados. Es conocerse hasta el punto de saber sus flaquezas y poder predecir sus movimientos. Es hacer terapia durante una ruptura sin importar las horas día tras día, y si es en una azotea con brisa veraniega mejor. Es luchar juntas contra viento y marea y lo que toque. Es saber que realmente va a estar ahí a pesar de las consecuencias porque te lo ha demostrado no una ni cien veces, sino infinitas. Y sobre todo, es saber que va a haber alguien que te diga “basta” cuando nadie más se atreve.

Para mí, una amiga te da la enhorabuena cuando has actuado bien y te pone los puntos sobre las íes cuando lo has hecho mal. Una amiga no te dirá la verdad así como así, en bruto y sin pulir, sino que sabrá pasarla a través de tus filtros más personales porque es la única forma en la que sabe que te calará bien. Porque te conoce casi mejor que tu madre. Una amiga no se limitará a desearte que las cosas “te vayan bonito” sino que participará activamente en tu vida, intentando mejorarla como Dios la haya dado a entender. A su manera, que es la que más aprecias. Ambas sabéis cómo son las personas con las que queréis acabar y, sí, veranearéis todos juntos. Es indiscutible.

tumblr_mxe2wjguAC1rzxgwuo1_500

Con una amiga, siempre tienes unos planes fijos que no harías con absolutamente nadie más. Te da igual. Es un tema inamovible y no negociable. Punto y final. Sería una profanación absoluta incluir a otra persona en ellos. Son momentos vuestros que necesitáis para seguir adelante. Una amiga es aquella con la que vas a un concierto, perdéis a todos para meteros en el mogollón y cantáis como un par de locas. Hasta puede que os emocionéis. Una amiga es la que te convence para ir a un festival de música, después de perjurar que jamás pisarías semejante lugar, y que cuando acabe darte cuenta de que te lo has pasado como nunca.

Una amiga es con la que eres capaz de hacer noche tras noche un mano a mano y no cansarte jamás. Y que cuando os despidáis se preocupa por que hayas llegado de un pedazo a casa porque el taxista tenía pinta rara y olía mal. Pero además de salir de fiesta, una amiga es aquella con la que puedes ir a conocer lugares nuevos. O con la que ir al bar de siempre, al que habéis bautizado con vuestro propio nombre, hasta tal punto que los demás os pregunten si estáis abonadas ahí. Sabes que a ella la puedes invitar a cualquier plan bajo cualquier circunstancia porque siempre será una más.

tumblr_myyi85KMhk1qgc585o1_1280

Una amiga es la persona con la que te quieres ir a vivir. Está ya pensado todo: la zona, cómo va ser el piso y el buen plan que es. La decisión no es casualidad sino fruto de la más pura de las estrategias elaborada durante años porque ya que estamos, hay que vivir al máximo. Que dicen que la vida son dos días, pero si conseguimos estirarlo a tres, las dos sabremos que hemos vencido.

tumblr_mo5hq0SVcM1spgb6do1_500

La que es amiga te pregunta por tu familia, no solo por el rollito del momento. Se interesa por tu trabajo hasta el punto de investigar sobre la empresa en la que echas nueve horas al día e informarse sobre qué se dedica. Hasta se lee los artículos del periódico que hablan de ella.

Una amiga llega a un punto en el que se acaba aprendiendo tu número de teléfono para poder contactarte si se queda sin batería, porque eres vital e imprescindible. También te comentará después de haber ido de compras un par de cosas que ha visto que te gustarían porque se conoce tus gustos a la perfección, por muy distintos que sean de los suyos.

Una amiga no es la que te escribe a todas horas contándote su vida. No es necesario. Es la que te manda un “necesito hablar contigo” y comentáis el problema en el susodicho bar o simplemente os quejáis de la vida con un té (verde, porque sino nada tiene sentido) o sucedáneo de por medio. Es la que con una mirada te ha dicho todo y más.

Una amiga es la que te dice las cosas que no te gustan oír, por muy difícil que sea a veces. Que se preocupa por ti como lo haría una hermana, o incluso más, porque ya es familia. Que sabe lo que te pasa cuando tú aún lo desconoces. Que te escribe cuando os separáis porque lo divertido es comentar la quedada. Que pese al tiempo, la distancia y alguna discusión puntual, sigáis queriendo contaros todas vuestras novedades al más mínimo detalle. Que si una de las dos deja de fumar, pues jode porque el cafecito y el marujeo no serán lo mismo pero qué más da porque se disfruta igual.

tumblr_mtugkdP7zW1qfji2jo1_500

La amistad verdadera no es como el buen vino, que sólo se saborea en la mejor de las ocasiones, sino que es como una botella normal y corriente, porque está ahí, dispuesta a ser abierta y disfrutada a cualquier hora en cualquier día.

– Z

Para López, porque las dos sabemos que el mundo está loco e irradia hostilidad.

Inspirado en “My Little Pleaschhures”, para qué sirve una hermana.

Fotos de Oktoberkind.

Compañeros de viaje

Viajé muchísimo el año pasado, la verdad que me tomé al pie de la letra eso de aprovechar el último año de carrera y me apunté a todos los planes que pude.

Pero cada viaje es distinto, hay muchos tipos de viaje, y sobre todo muchas maneras de viajar. Para mi lo fundamental es la compañía. Se puede viajar sólo, con amigos, ya sea con uno o un grupo, con familia o en pareja. Un mismo viaje puede ser muy distinto según con quién lo compartas.

ImageEste año a parte de mis “viajecillos” y escapadas de fin de semana, por España o Europa he hecho dos increíbles viajes, que estoy segura que nunca olvidaré, que me han marcado tremendamente y de los que probablemente escriba algún post.

Esos viajes, en los que he vivido en condiciones bastante precarias y pasado por experiencias increíbles, han hecho que me uniera más todavía a mis compañeros de viaje, y que piense que son mejores personas todavía de lo que ya lo pensaba.

Viajar sola te permite tener libertad de decidir, y probablemente facilita el conocer a gente e introducirte en la cultura del país, pero sin duda gran parte de la belleza de un viaje se pierde si no tienes con quien compartirla. Las experiencias compartidas son más, y las alegrías se multiplican. Las risas entre amigos, no se pueden igualar a nada.

ImageViajar acompañada de buenos amigos es lo mejor que te puede pasar. Además de ser lo que más te puede unir. Porque el día de mañana cuando seamos mayores y cada uno tenga su vida, cuando por las circunstancias que sean llevemos un tiempo sin vernos, siempre nos unirá aquel viaje que hicimos y en el que compartimos todas aquellas experiencias más y menos buenas pero todas memorables. Siempre nos reiremos de las situaciones ridículas que nos pasaron a cada uno de nosotros o de las cosas que fuimos viendo a lo largo de nuestro viaje. Siempre podremos recordar esos momentos de diversión, expectación, risas, emoción o incluso de miedo o cansancio, pero estos últimos riéndonos de ello.

Porque si después de un viaje en condiciones precarias y de dos semanas o más los buenos momentos superan a los que os hubierais matado, o incluso estos últimos no se han dado casi, has tenido la suerte de viajar con gente excepcional, y habrás hecho amigos para toda la vida. Y yo puedo decir, que gracias a Dios he tenido esa suerte. En estos viajes nos hemos conocido de verdad. Y después de un tiempo en una intensa convivencia hemos vuelto y la pregunta en el avión siempre ha sido la misma “¿Y el próximo viaje para cuando?”

Image

Viajar con tus amigos, es lo mejor que te puede pasar. Gracias a mis increíbles compañeros de viaje por haberme dado la oportunidad de disfrutar de vosotros.

-A.

De lo poco que me queda

62013skirt1585web1

La vida es un conjunto de momentos y memorias que se puede contar como una historia en orden cronológico en base personas que han formado parte de ella, el transcurso de su visita y los restos de su huella. A algunos los llegas a conocer bien en cuestión de un mes, a otros no tan bien a pesar de los años. A veces decides aprovechar las oportunidades y dejas que alguien se convierta en una parte significante. Otras, alguien es sólo una mera caña un martes cualquiera a las ocho de la tarde. Todo depende de cuánto te merezca la pena la persona, de cuanto te aporte y cuanto quieras vivirlo. Lo que sí que tengo claro es que a todo individuo en algún momento le acabas haciendo un regalo: siempre das una parte de ti, en mayor o menor medida. Valoramos el precio del regalo por medio de la intuición, que suele tener la misma puntería que una escopeta de feria. A veces nos permite dar en el blanco con los ojos vendados y otras fallar el tiro a un metro, ya sea por engaño o acierto. Por prepotencia o por sabiduría. Hay momentos de ignorancia o locura puntual en los que calculas mal y la envergadura del regalo excede y, por desgracia, no está a la altura del destinatario. Lo que nos ayuda a seguir adelante es pensar que algún día, después de tanto practicar, lanzaremos el tiro más preciso de nuestras vidas y seremos felices para siempre.
Hay otro dato a tener en cuenta, el más importante de todos. Según va yendo y viniendo la gente, aumenta la dificultad a la hora de regalar. Es difícil dar otro trocito más de ti mismo cuando ya el saco está casi vacío. Esos últimos trocitos se convierten en tu tesoro más valioso. Los guardas al fondo del cajón más escondido en una cajita a prueba de balas entre algodones. Por si acaso. No vaya a ser que me hagan daño, que a mí ya me han tiroteado demasiado. A ver si es que vuelvo a arriesgar más de la cuenta. Analizas cada vez más al que se lo vas a dar, el tamaño y la duración. Y cuantos menos quedan, mayor es la fuerza con la que te aferras a ellos. Ya te lo piensas dos, cuarenta o cien veces si es necesario el dar uno.

Contigo aprendí que cuesta, cuesta muchísimo desprenderte de uno de los últimos trocitos después de todo lo vivido, pero que no es imposible. Porque el que quiere, puede. Y si quieres con el doble de ganas, ya ni te cuento. El problema es que tardé un poco en darme cuenta de ello y aún así hay días que me sigue costando un poco. Pero sigo porque creo que hay cosas que son inevitables, como que acabásemos juntos.

Contigo aprendí que muy de vez en cuando es posible encontrar a gente tan excepcional en la que, sin saber muy bien por qué, confías tanto que al final te cuesta menos de lo que pensabas darles una parte de ti. Dicen que lo único que puede salvar a un ser humano es otro ser humano.

tumblr_my7b09ifUJ1qlpz8eo1_1280
Contigo aprendí a disfrutar de esas arruguitas que me empezaron a salir alrededor de los ojos que tanto me horrorizaban antes. Las vi de otra forma, les di otro significado. No eran el paso del tiempo, eran el aumento de felicidad.

Contigo me conocí a mí misma un poco mejor, y decidí también que había otras cosas que prefería jamás conocer. Que las palabras a veces sobran. Que las formas están sobrevaloradas. Y que a veces hay que tirarse de cabeza por el precipicio y esperar caer con los dedos cruzados sobre las benditas olas y no las rocas. Por ti decidí saltar una última vez y la verdad es que esta sensación de volar es de las mejores que he vivido. Para ganar, hay que arriesgar, y lo que no te mata, te hace más fuerte.

Contigo realmente supe lo que era la sinceridad y la confianza. Aprendí que si anteponía esos pilares a cualquier obstáculo, sería muy difícil que te fueses.

tumblr_myem27Scb91qlpz8eo1_1280

Contigo descubrí otra forma de valorar a una persona. De igual a igual. Sin comparaciones de actitud o entrega. Sin juegos ni tensiones. Sin dar una de cal y otra de arena. Sino tomando como único juramento la transparencia y como trato mutuo la sencillez. Unos dicen que eso se llama “madurar”. Para mí, es tener una relación de verdad.

Contigo aprecié aquello que antes tenía infravalorado: la tranquilidad. Creía que sentir algo real por otra persona era la inestabilidad extrema para experimentar una sensación fuerte. Eso era tan solo la influencia de la imaginación y de demasiadas decisiones erróneas. Eso tan solo conducía a asentar unas bases tan inestables que llevaban automáticamente a una permanente autodestrucción. Eso es algo que de lo que huyo ya.

Contigo aprendí, aprendo y quiero seguir aprendiendo, porque has hecho que vuelva a encontrar las ganas y no hay nada más que me guste en este mundo que oír la unión de las ocho letras que componen la palabra “nosotros”.

– Z

Fotos de The Sartorialist y Hawaiian Coconut.

Lista de Enero

Se acabaron las vacaciones y volvemos a la rutina y al trabajo. Pero no todo es malo, volvemos también al blog y estrenamos el año con la lista del mes de enero.

¡Feliz año a todos!

Un consejo, que leí pero no he conseguido saber de quién es:
“¿Puedes ver esa estrella? ¿es hermosa verdad?¿crees que sabe que la estamos viendo? ¿sabra que nos maravilla su belleza? yo creo que no… y sin embargo sigue brillando. Tu tienes que ser igual que esa estrella, siempre debes procurar brillar, por que aun cuando tu no lo sepas, siempre hay alguien que te admira por lo que eres”
Creo que nos viene bien a todos recordarlo de vez en cuando.

Quiero compartir con vosotros un anuncio que seguramente muchos habéis visto, pero por si alguien no lo ha visto, o por si no habéis visto el spot completo os dejo aquí el anuncio de Campofrio de estas navidades “Hazte extranjero”. Espero que os guste tanto como a mi.

Para recomendaros un libro vuelvo a la lista de los que más me han gustado a lo largo de los años, y esta vez quiero destacar La Enfermera de Brunete de Manuel Maristany. Es un libro precioso que utiliza la vida de un joven soldado y de Soledad, una enfermera para contar parte de la Guerra Civil española.

Imagen

Una canción, five o’clock in the morning de T-Pain. Porque me encanta y me trae recuerdos que me hacen sonreir.

Un restaurante; Himawarii. Es un japonés de lo más auténtico que he encontrado por Madrid, además el sitio está decorado muy acogedor y las mesas dejan una intimidad que parece que estás solo en el restaurante. Muy recomendable para ir con pareja. El sashimi de vieiras es una maravilla, no dejéis de pedirlo!

 Imagen

Una película; esta semana he visto en el cine El médico, y a pesar de las altas expectativas que llevaba por las recomendaciones de toda mi familia me ha encantado.

Una tienda; antes de navidad, descubrí que han abierto Laura Ashley en Madrid. No sé el tiempo que llevará, pero para los que no la conozcáis es una tienda de decoración inglesa con un gusto exquisito, os recomiendo que os paseis por ahí. Estáen la Calle de Hermosilla 36.

Imagen

Por último os quiero recomendar una exposición; la colección de fotografía contemporánea de Telefónica. Esta exposición está en el Espacio Fundación Telefónica hasta el 2 de Marzo de 2014.

ImagenEspero que os gusten las recomendaciones,

Saludos,

-A.