De lo poco que me queda

62013skirt1585web1

La vida es un conjunto de momentos y memorias que se puede contar como una historia en orden cronológico en base personas que han formado parte de ella, el transcurso de su visita y los restos de su huella. A algunos los llegas a conocer bien en cuestión de un mes, a otros no tan bien a pesar de los años. A veces decides aprovechar las oportunidades y dejas que alguien se convierta en una parte significante. Otras, alguien es sólo una mera caña un martes cualquiera a las ocho de la tarde. Todo depende de cuánto te merezca la pena la persona, de cuanto te aporte y cuanto quieras vivirlo. Lo que sí que tengo claro es que a todo individuo en algún momento le acabas haciendo un regalo: siempre das una parte de ti, en mayor o menor medida. Valoramos el precio del regalo por medio de la intuición, que suele tener la misma puntería que una escopeta de feria. A veces nos permite dar en el blanco con los ojos vendados y otras fallar el tiro a un metro, ya sea por engaño o acierto. Por prepotencia o por sabiduría. Hay momentos de ignorancia o locura puntual en los que calculas mal y la envergadura del regalo excede y, por desgracia, no está a la altura del destinatario. Lo que nos ayuda a seguir adelante es pensar que algún día, después de tanto practicar, lanzaremos el tiro más preciso de nuestras vidas y seremos felices para siempre.
Hay otro dato a tener en cuenta, el más importante de todos. Según va yendo y viniendo la gente, aumenta la dificultad a la hora de regalar. Es difícil dar otro trocito más de ti mismo cuando ya el saco está casi vacío. Esos últimos trocitos se convierten en tu tesoro más valioso. Los guardas al fondo del cajón más escondido en una cajita a prueba de balas entre algodones. Por si acaso. No vaya a ser que me hagan daño, que a mí ya me han tiroteado demasiado. A ver si es que vuelvo a arriesgar más de la cuenta. Analizas cada vez más al que se lo vas a dar, el tamaño y la duración. Y cuantos menos quedan, mayor es la fuerza con la que te aferras a ellos. Ya te lo piensas dos, cuarenta o cien veces si es necesario el dar uno.

Contigo aprendí que cuesta, cuesta muchísimo desprenderte de uno de los últimos trocitos después de todo lo vivido, pero que no es imposible. Porque el que quiere, puede. Y si quieres con el doble de ganas, ya ni te cuento. El problema es que tardé un poco en darme cuenta de ello y aún así hay días que me sigue costando un poco. Pero sigo porque creo que hay cosas que son inevitables, como que acabásemos juntos.

Contigo aprendí que muy de vez en cuando es posible encontrar a gente tan excepcional en la que, sin saber muy bien por qué, confías tanto que al final te cuesta menos de lo que pensabas darles una parte de ti. Dicen que lo único que puede salvar a un ser humano es otro ser humano.

tumblr_my7b09ifUJ1qlpz8eo1_1280
Contigo aprendí a disfrutar de esas arruguitas que me empezaron a salir alrededor de los ojos que tanto me horrorizaban antes. Las vi de otra forma, les di otro significado. No eran el paso del tiempo, eran el aumento de felicidad.

Contigo me conocí a mí misma un poco mejor, y decidí también que había otras cosas que prefería jamás conocer. Que las palabras a veces sobran. Que las formas están sobrevaloradas. Y que a veces hay que tirarse de cabeza por el precipicio y esperar caer con los dedos cruzados sobre las benditas olas y no las rocas. Por ti decidí saltar una última vez y la verdad es que esta sensación de volar es de las mejores que he vivido. Para ganar, hay que arriesgar, y lo que no te mata, te hace más fuerte.

Contigo realmente supe lo que era la sinceridad y la confianza. Aprendí que si anteponía esos pilares a cualquier obstáculo, sería muy difícil que te fueses.

tumblr_myem27Scb91qlpz8eo1_1280

Contigo descubrí otra forma de valorar a una persona. De igual a igual. Sin comparaciones de actitud o entrega. Sin juegos ni tensiones. Sin dar una de cal y otra de arena. Sino tomando como único juramento la transparencia y como trato mutuo la sencillez. Unos dicen que eso se llama “madurar”. Para mí, es tener una relación de verdad.

Contigo aprecié aquello que antes tenía infravalorado: la tranquilidad. Creía que sentir algo real por otra persona era la inestabilidad extrema para experimentar una sensación fuerte. Eso era tan solo la influencia de la imaginación y de demasiadas decisiones erróneas. Eso tan solo conducía a asentar unas bases tan inestables que llevaban automáticamente a una permanente autodestrucción. Eso es algo que de lo que huyo ya.

Contigo aprendí, aprendo y quiero seguir aprendiendo, porque has hecho que vuelva a encontrar las ganas y no hay nada más que me guste en este mundo que oír la unión de las ocho letras que componen la palabra “nosotros”.

– Z

Fotos de The Sartorialist y Hawaiian Coconut.

Anuncios

10 pensamientos en “De lo poco que me queda

  1. “lanzaremos el tiro más preciso de nuestras vidas y seremos felices para siempre.” me ha encantado! Al leer la entrada me ha venido a la cabeza esta frase que tanto me gusta “Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida”… siempre me he considerado una tía que va de dura con los tíos y que pasa de ñoñerías y cursiladas, pero he de reconocer que en el fondo de mí espero algún día encontrar a esa persona que me vuelva loca, en la que confiar como un amigo, con la que no haya secretos porque nada más mirarme a los ojos lea mis pensamientos, que no se incomode cuando vayamos en el coche y yo me evada entre el paisaje y la música de fondo, que me vea y no piense “está buena, me la tiraba” (perdón por la burrada jajaj) sino “joder! es preciosa, quiero conocerla”… y es que al final soy una romántica! (pero no de las que se enamoran en tres días, dan las buenas noches y publican los “tq” por twitter,…de las de verdad).

  2. Eres una puta genio cuando escribes, lo sabéis?
    Esto me ha ENCANTADO, muy semejante a las cosas
    que me ha tocado vivir, que está escrito para mi,
    enhorabuena, felicidades, no dejes de escribir NUNCA!!!

  3. Recien descubro tu Blog. Definitivamente, tienes un don! me encanta como escribes.
    En algunas me identifico y en otras me adueño de la historia. Sigue asi, espero ver mas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s