Un encuentro fortuito

Hacia meses que no le veía,  ya casi me había olvidado por completo de él. Había dejado de pensar cada vez que salía que podría ser que le viera. Había dejado de arreglarme pensando en que me lo podía encontrar y había dejado de cuestionarme dónde saldría él. Pero está claro que es cuando te descuidas cuando llegan las sorpresas.

 Yo venía de una comida por el cumple de una amiga y nos habíamos liado desde las dos de la tarde, que como ya os he dicho mas de una vez son los planes que más me gustan, comidas que llegan a ser cenas.

Estábamos en un bar cerca de la plaza mayor donde los sábados suele haber flamencos y este año ha sido un plan muy recurrente, la verdad que siempre lo hemos pasado fenomenal.

 Mis amigos y yo llegamos los primeros al bar, una hora antes de que empezaran a cantar y para cuando fue llegando la gente ya estábamos más que animados. Bailamos como si no hubiera mañana, incluso en el tablao, y fue entonces cuando le vi, vi que estaba entrando y me puse nerviosísima.

Imagen Yo, que estaba bailando con una amiga me quedé medio bloqueada y nerviosa le dije “mira quién está entrando” me entendió perfectamente y bailamos hasta el final de la canción. Entonces fui a por una copa, necesitaba tener algo en la mano y no parecer tan nerviosa. No sé porque pero cuando estoy en este tipo de situaciones me pido otra copa en vez de pensar con la cabeza y darme cuenta de que lo ultimo que necesito es algo que me haga pensar con menos claridad.

 Estaba claro que me lo iba a encontrar, pero me lo crucé de repente, sin esperármelo, sin buscarlo y sin verlo venir. No me dio tiempo a reaccionar y le dije la primera tontería que se me pasó por la cabeza y me fui. Cuando salí un momento a buscar a una amiga me lo encontré porque él se iba, se me acercó y yo no fui capaz de decirle nada con algo de sentido.

Imagen

 En ese momento me creí muy guay, no se si fueron las copas, el subidón por lo divertida que estaba o la situación inesperada. No sé lo que fue, pero fuera lo que fuese me hizo pensar que había actuado lo mejor que se podía. Le “había demostrado que me daba igual”. Pero hoy, un par de días mas tarde, ya sin copas encima ni ambientada en un bar estoy en casa lamentando mi patética actuación.

 Cuantas veces había planeado en mi cabeza como iba a ser el reencuentro. Había imaginado mil y una situaciones en las que me lo encontraba por primera vez. Había creado una historia perfecta para cada posible escenario en el que se produjera ese encuentro, y en cada una de esas situaciones mi actuación era perfecta, las conversaciones que teníamos eran algo coherente. Yo era simpática y agradable, pero mi actuación en cada una de esas situaciones imaginarias era digna de admiración, y me dejaban en un lugar estupendo y a él lamentándose por haberme perdido.

Imagen Por desgracia de poco me sirvió haberme pasado meses imaginándome ese reencuentro y repasándolo en la cabeza. Ensayando las posibles conversaciones. Por desgracia la realidad difiere demasiado de nuestra imaginación y aunque hacía meses que no le veía y pensaba que me había olvidado de él, claramente no fue asi y ni siquiera pude pensar con claridad y actué como una quinceañera.

 No sé cuanto tiempo pasará antes de volvérmelo a encontrar, ni si ya habré vuelto a dejar de pensar en él, ni como será la situación; si me cogerá por sorpresa o no. Pero espero que sea como sea, yo pueda hablar como alguien normal y ser yo misma. Darme cuenta de que es mejor así, cada uno por su lado y que él, aunque también sepa eso piense en mi y le dé pena haberme dejado escapar.

-A.

Punto y aparte

Vivir no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
y no dormir sin soñar.
Descansar, es empezar a morir.

– G. Marañón

tumblr_mzfrj497PI1qlpz8eo1_1280

Oigo a la gente quejarse con demasiada frecuencia de una lista interminable de cosas en la vida. Para mí, quejarse es sinónimo de que no hacen nada por mejorar, ya sea su situación personal, emocional o estructural. Tiempo que podrían invertir en dejar todo aquello que les repatea para dedicarse a lo que le llena, aunque sea mínimamente, y no lo hacen, es tiempo perdido. 

Punto y aparte.

Ser infeliz es una decisión que algunos toman en cierto momento de sus vidas. Os voy a contar un secreto, tan antiguo que se nos ha olvidado y que aunque es a voces, muy pocos hacen caso: puedes cambiarlo todo cuando quieras. Sólo tienes que atreverte y pegar el salto. El mejor regalo que nos han dado es el tiempo pero precisamente no es el más abundante. Tiene la tendencia de escurrirse entre los dedos, sin que te percates de ello.

¿Que con el trabajo de tus sueños no llegarías a fin de mes y por eso te dedicas a algo que aborreces pero que tiene mejor remuneración? La felicidad no se consigue ni se conseguirá jamás con dinero, así que replantéatelo. Ponte una meta y llega a ella. Fuera las dudas. Fuera la inseguridad.

¿Que resulta que estás harto de la ciudad, de la gente que te rodea, de que nada te llene? Haz la maleta antes de que te conviertas en una máquina y te dé hasta miedo salir de la rutina que tanto odiabas y descubrir qué hay más allá.

¿Que resulta que crees haber conocido a la chica de tu vida? Ve a por ella porque puede ser que te levantes dentro de diez años y te odies a ti mismo, sabiendo que otro, que se está levantando también en ese instante, sea el que esté casado con la que debería de haber sido tu mujer.

Punto y aparte.

Hablemos del destino. ¿Existe? A mí me gusta pensar que sí pero es que no es algo que llega fácil, tenemos que salir ahí fuera y agarrarlo. No vale esperarlo. No vale dejar pasar las oportunidades. No vale la vaguería.

Comentemos eso de la suerte. ¿Es verdad que unos tienen más que otros? Es difícil de admitir pero la respuesta es un “sí” rotundo. Pero pase lo que pase, no es excusa para patalear como un niño y no intentar solucionar las complicaciones que nos lanzan. Complicaciones que tienen el arte de llegar siempre en el peor de los momentos.

Y finalmente, discutamos sobre lo que está tan en boca de todos pero practicado por muy pocos: justicia. ¿Es real? Yo veo que cada vez es un término más abstracto tirando a etéreo. Sin embargo, nos podrán quitar todo, absolutamente todo, menos lo más importante: cómo decidamos tomarnos esa situación. Y si en eso eres más fuerte que ellos, será la mayor de tus victorias.

No digo que aquí todo es aceptable, que hay que pasar y dejar al de al lado plantado con un simple beso en la mejilla acompañado de un sonoro au revoir y no mirar atrás. El que viva acorde con el concepto no tomorrow está muy equivocado. Precisamente porque sí hay mañana tienes que dejarte la piel hoy. Sólo repito una cosa que se nos olvida con demasiada frecuencia: la historia de tu vida la escribes tú solito y únicamente tú eres el que tiene el poder de convertirla en uno de los mejores libros que hayan existido, en un clásico, o por el contrario en papel que utilice alguien para alimentar el fuego de la barbacoa.

Punto y aparte.

No voy a asentarme con eso de “de casa al trabajo y del trabajo a casa”. Sé que no siempre puedes dedicarte a lo que quieres y las circunstancias son lo que son, además suele venir bien una dosis de realismo, pero hay que aspirar a encontrar lo que de verdad nos apasiona.

No voy a conformarme con un amor líquido, como decía Bauman. Los amores de supermercado, esos en los que coges lo que te apetece rápidamente y al día siguiente decides cambiar de marca, están demasiado difundidos y aceptados hoy en día.

No voy a ser feliz si vivo la vida que otros han pensado para mí. Desde pequeños nos encauzan por el camino que aquellos más adultos piensan que nos conviene seguir pero nos hacemos mayores, evolucionamos, y resulta que se nos queda pequeño ese caminito de piedras. Queremos movernos en una autopista de cuatro carriles a la velocidad límite.

No voy a dejar de creer en mí misma y en mis ilusiones, porque si no lo hago ni yo, ¿quién lo va a hacer? Y si fracasas, no pasa nada, porque seguro que has aprendido algo nuevo. Como dijo Edison, “no fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla.” Y así, sin darte cuenta, te has convertido en tu versión 2.0.

tumblr_n0kga7gwbB1qlpz8eo1_1280

Este es mi credo personal.

Mi “manifiesto desastre”.

Mi declaración de intenciones.

Todos somos raros a nuestra manera y eso precisamente es lo que nos hace únicos: las cosas por las que somos negro o blanco, pero no gris. Nunca gris.

Llamadme ilusa, inmadura, lo que se os venga a la cabeza. Me da absolutamente igual porque conozco a un par de personas que vivieron así y cuando llegó la hora de la última despedida, se fueron con una sonrisa de oreja a oreja y ninguno se arrepintió de nada.

Solo espero que a mí me pase lo mismo.

tumblr_mzfrhgfotp1qlpz8eo1_1280

Punto y final.

–  Z

Fotos de Hawaiian Coconut

Sé tu misma

Sé tú mismo, ya que todos los demás están cogidos”. Oscar Wilde.

 “Sé tu misma”, es probablemente el consejo que más veces me han dado en mi vida. Sirve para todo; para una entrevista, para ligar con alguien, para cuando vas a conocer a alguien que te importa la impresión que se lleven de ti, para un primer día en la uni o en la oficina… y así podría seguir poniendo un sin fin de situaciones.

 Imagen

Siempre lo he oído, pero nunca le di demasiada importancia a este consejo. “Es lo típico que se dice”, había pensado cada vez que lo escuchaba. Pero ayer, mientras yo nerviosa pedía consejo a mi amiga Lourdes sobre que contestarle a un tío que acababa de conocer y con el que estaba ligando se me acerco un amigo nuestro y me dijo “A, sé tu misma. Si le gustas así es como más le vas a gustar y sino no estarías perdiendo el tiempo”.

 No sé porque fue pero esta vez no pasé de este consejo sino que se me quedó en la cabeza, dejé de pedirle a Lourdes que me ayudara y empecé a escribir lo que a mi me salía, sin pensarlo demasiado, sin darle demasiadas vueltas. Siendo yo misma. No sólo lo apliqué ayer sino que además se me ha quedado en la cabeza, tanto que he querido escribir un post sobre ello.

ImagenComo mi amigo me hizo ver creo que ser tu misma es la mejor forma de gustarle a alguien, en cualquiera de los sentidos. Es como estarás más cómoda y segura, y esos sentimientos se transmiten muchísimo. Además, es asentar una relación, ya sea de amor o amistad sobre los cimientos más solidos que puede haber.

Siendo tu misma es la mejor manera para llegar a ser feliz. Si intentas ser lo que piensas que los demás quieren que seas, o quién tu crees que deberías ser al final lo que pasa es que no te estas aceptando e inevitablemente esto te creará inseguridades y complejos que harán que no seas tan feliz como podrías ser. Con esto no quiero decir que no tengamos que intentar corregir nuestros defectos, sino que deberíamos de aprender a conocernos y aceptarnos como somos. Como una vez dijo Eleanor Roosevelt, nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento. Si te falta confianza interior, comienza a desarrollarla.

Esto me lleva a pensar la cantidad de veces que miramos a la nueva novia de nuestro ex y pensamos ¿qué tendrá ella que yo no?. He visto a muchas chicas intentar cambiar en cosas porque creen que así les volverán a gustar a sus ex, y siempre he pensado ¿Cómo sabes que te estás fijando en lo que a él le gusta de su nueva novia? A lo mejor estás justo cambiando y adoptando el defecto que a él le parece que ella tiene pero que la quiere a pesar de eso.

 Imagen

Podría extenderme muchísimo sobre este tema, pero creo que tampoco os iba a contar nada que no hayáis escuchado ya. Simplemente quería compartir con vosotros esta reflexión, pues ya que por una vez he interiorizado este consejo me gustaría poder hacer que alguien más piense sobre el y descubra que es la mejor manera de actuar.

Espero que os sirva a alguno, y no lo olvidéis, ¡sed vosotros mismos!

-A.

Lista de Febrero

Aunque este mes llega con algo más tarde de lo habitual, espero que os gusten mis diez aportaciones para que el frío sea un poco más llevadero.

1) Una película: When Harry met Sally

when

Esta película de 1989, recomendada por un amigo, no la vi hasta el fin de semana pasado y, aunque no es lo más profundo que te puedas echar encima, sí que me pareció recomendable por el personaje Billy Crystal (Harry), con frases muy dignas de mención.

“- Y lleváis juntos que… ¿3 semanas?
– Un mes ¿y tú como lo sabes?
– Cuando acompañas alguien al aeropuerto es porque estás al principio de una relación, por eso yo nunca acompaño a nadie al aeropuerto al principio de una relación.
– ¿Por qué?
– Porque las cosas se complican y dejas de acompañarla al aeropuerto y a mí no me gusta que ninguna mujer pueda decirme: ¿por qué ya no me acompañas al aeropuerto, mi amor?”

2) Un plan: escaparse a pasar el día a Salamanca. No se tarda nada si vas en coche y, si no tienes a alguien que te lo sople como me pasó a mí, puedes dedicar un buen rato a buscar la rana y el astronauta. Recomiendo para comer Las Tapas de Gonzalo.

plaza-mayor

3) Unas vistas inigualables: cuando te veo apoyado en cualquier pared de un edificio, esperándome.

tumblr_ms4w02N8yp1rzt4fpo1_500

4) Un lugar para tomar el té: Café del Jardín en el Museo del Romanticismo (Calle San Mateo 31). Aún no lo he probado pero el otro día me pasé por ahí y tiene buena pinta (especialmente las tartas). Recomiendo esperar a que haga mejor porque tiene un jardín muy agradable.

cafe_jardin_6

5) Un lugar para comer, cenar o lo que se tercie: Casa Mono (Calle Tutor 37). Es de estos sitios que está abierto siempre. Para mí el mejor plan es ir a cenar y rematar con una copilla.

su5inj

6) Una canción:

If you gave me a chance I would take it, it’s a shot in the dark but I’ll make it. Know with all of your heart, you can’t shame me. When I am with you, there’s no place I rather be.

7) Una historia distinta: Fred es un americano de 96 años que lo quería era dedicarle una canción a su mujer. No diré más. Son sólo 9 minutos. Merece la pena.

8) Una marca: Comptoir des Cotonniers. Me gusta demasiado hasta tal punto que empiezo a ser adicta a ella. Sólo tengo un ligero problema: el presupuesto. Me chifla esta combinación de vestido y chaleco:

3685_look1

9) Una frase para no olvidar:

“Todo el mundo tiene su día y hay días que son más largos que otros”.

Aprovéchalo.

10) Un libro: Pedro Páramo de Juan Rulfo. Impresionante como describe el silencio y te traslada de un lugar a otro constantemente en el tiempo sin que pierdas el hilo de la historia ni un solo instante. Aún no me lo he acabado pero me parece lectura imprescindible.

pedro-paramo

“El día que te fuiste entendí que no te volvería a ver. Ibas teñida de rojo por el sol de la tarde, por el crepúsculo ensangrentado del cielo; Sonreías. Dejabas atrás un pueblo del que muchas veces me dijiste: ‘Lo quiero por ti; pero lo odio por todo lo demás, hasta por haber nacido en él’. Pensé: ‘No regresará jamás; no volverá nunca.”

 

Nos vemos en mi próxima lista de Abril.

– Z

Lord Wilmore

Conocí la marca Lord Wilmore por medio de un blog e inmediatamente me interesé por ella. Gafas con diseños que me gustaban a un precio asequible. Era lo que llevaba tiempo buscando para cambiar mis gafas, que ya les hacía falta una renovación.

Así que aunque no muy convencida de cómo iba a salir me animé, me metí en la página web y pedí mis tres monturas de prueba gratis. A los pocos días las tenía en casa, me sorprendió que con las gafas venía una “carta” hacia el cliente dando las gracias por introducirte en el mundo Lord Wilmore, pero lo que sobre todo me impresionó es que venía una nota a mano dirijida a mi, esa cercanía me ganó por completo. Me  probé las gafas todas las veces que quise y con toda la tranquilidad del mundo. Se las enseñé a todo el que aparecía por casa y por fin me decidí por unas. Me llamaron para recogerlas, hice el pedido y a la semana tenía mis gafas en casa.

ImagenTengo que reconocer que el precio es lo que me animó a comprarme unas Lord Wilmore, pero después de la compra, diría que no es para nada lo más destacable de ella. La cercanía en el trato por parte de la compañía y la comodidad en la compra han sido lo que me han hecho fan de esta marca y que quisiera compartirlo con vosotros.

Una vez decidí hacer el post de Lord Wilmore me puse en contacto con ellos para poder contaros un poco más sobre esta marca y Emilio, el fundador, me contestó encantador contándome un poco más de la empresa.

Me contó que le llamaron así porque Lord Wilmore es un personaje de Alejandro Dumas, uno de sus escritores favoritos y autor de la frase “la vida es fascinante, sólo hace falta verla a través de las lentes adecuadas”. ImagenMe cuenta además que la vida profesional de los miembros de Lord Wilmore se ha desarrollado en una variedad de países, “Hemos vividos en casi todas las regiones del mundo y visto las luces y sombras de diferentes sociedades.” La conciencia social que estas experiencias les ha dado ha hecho que Lord Wilmore quisiera tener un impacto social y nació la primera iniciativa “Abre los ojos”, consistente en donar un par de gafas a niños sin recursos por cada par de gafas que venden. ImagenY es que Lord Wilmore a mí me ha cautivado, no sólo nos ofrecen un concepto de empresa que no existe en España, unas gafas de calidad y con diseños bonitos a unos precios asequibles, sino que además para ellos el impacto social que está teniendo su empresa ayudando a los niños es muy importante.

De hecho, Emilio me recalca: “Nuestra mayor ambición es que nuestros clientes no sólo estén satisfechos con las gafas, sino que compartan nuestra propia fe en lo que hacemos, que crean en Lord Wilmore y crean en el impacto de Abre los Ojos. Que lleguen casi a tocarlo. Queremos una Comunidad coherente y extravagante, heterogénea pero inconfundible, comprometida e hiperactiva.”

Poco más tengo que contaros, sólo animaros a que os metáis en su página web: www.lordwilmore.es y compréis un par de gafas, comprobando por vosotros mismo la calidad del servicio!!

Imagen

-A.