Las dos del “C”

Son las 7 menos cuarto de la mañana de un sábado cualquiera y acabo de llegar a casa. No sé si es la mejor hora ni el mejor estado para escribir, pero no puedo dejar de hacerlo.

He salido de casa después de probarme medio armario porque sabia que él iba  a las mismas copas que yo. Tanto tiempo sin verle, tiempo durante el que aunque no le haya visto ni hablado no le he podido olvidar y he seguido pensando en él. Tiempo en el que él ha seguido ocupando mis horas de soñar despierta, que no son pocas y supongo que también varias horas de sueños por la noche, pero de esos no me acuerdo.

Tanto tiempo en el que he intentado no hablar de él, pero que alguna vez no he podido evitar comentar algo con mis íntimas amigas. Y aunque con este principio parezca mentira hoy no estoy escribiendo para hablar de él sino de una amiga, pero una de las verdad, que aunque ya la consideraba de mis dos mejores amigas, porque JOF es insustituible hoy me ha demostrado más incluso de lo que podía imaginar. Y sé que Z publicó hace poco “para qué sirve una amiga”, pero lo siento, creo que se lo debo y necesito escribir este post.

amigas 2

Porque ella ha estado siempre en mi clase del cole, pero nuestra amistad ha ido creciendo con los años. Porque aunque éramos las dos únicas del “C” eso no nos unía lo suficiente pero el tiempo ha hecho que nos demos cuenta lo que significamos la una para la otra.

Porque hoy ha dejado de ir a una fiesta para ir a las copas que yo quería ir, sabiendo lo importante que era para mi. Porque ha aguantado mis quejas mientras pensaba que me ponía y en vez de mandarme a callar, ha venido a mi casa ha puesto la música a tope y me ha animado convenciéndome de que esta era nuestra noche.

Porque cuando he llegado a las copas me ha dicho “aquí tienes donde elegir” aunque ya sabía más que de sobra a quién me hubiera gustado a mi elegir. Porque cuando he visto al tío que me encanta ligando con una ha intentado distraerme de todas las maneras posibles, para que me lo pasara bien y no le viera con la otra.

amigas 1

Porque cuando les he visto que ya se iban los dos de la mano no ha hecho falta que le dijera nada, que viendo mi cara, ha visto lo que estaba pasando y me ha dado un abrazo fuerte, tan fuerte que sólo te lo puede dar una buena amiga como ella. Me ha dado un beso y me ha dicho al oído “nos vamos a donde quieras”. Me he negado a irme, porque yo “no puedo cambiar mis planes porque ese tío ligue con otra” porque ya me tengo que dar cuenta de que no va a pasar nada y que aunque me duela, aunque lo único que me apeteciese fuera llorar me tiene que servir para ser más fuerte. Porque él no va a poder conmigo, y menos teniendo una amiga como la que tengo a mi lado.

Porque desde ese momento no me ha dejado un minuto sola y se ha ocupado de que yo me lo pasar bien, por difícil que fuera la tarea. Porque me ha llevado a una discoteca y no me ha dado tiempo a dejar el abrigo que ya tenía una copa para mí.

amigas 3

Porque hemos bailado como locas, hecho amigos y ha conseguido que me lo pase en grande. Ha conseguido que YO llegue a las 7 menos cuarto a mi casa, que os puedo asegurar que no es habitual.

Porque tengo una amiga tan buena que ha conseguido que lo que podía haber sido una noche de tragedia haya sido una gran noche. Porque tengo una amiga que no me merezco, pero que sé que va a estar ahí siempre que me haga falta. Pase lo que pase, nos tendremos para sacarnos una sonrisa en los peores momentos.

Porque aunque ya lo sabía hoy he sido más consciente que nunca de la suerte que tengo de tenerle.

blair & serena

Por eso escribo este post, por ella. Para darle las gracias por ser como es. Para darle las gracias por estar ahí, no sólo en los buenos momentos sino también es los malos, y para darle las gracias por hacer que los malos momentos se conviertan en buenos.

-A.

Anuncios