Adiós

Ha pasado tiempo desde que decidiste que era mejor que dejáramos de vernos y ahora que ya lo he aceptado y que ya he pasado mi duelo, he decidido escribirte esta carta para decirte adiós, para decirte todo lo que tengo dentro, quedarme tranquila y poder seguir adelante.

10425125_705402532868833_8441444817358904058_n

Probablemente nunca la leas, y si la leyeras jamás te reconocería que la escribí para ti, pero yo me quedo más tranquila y así puedo poner un punto y aparte en este capítulo de mi vida que tanto daño me ha acabado haciendo, pasar página y empezar uno nuevo, con fuerzas.

Ahora que ya ha pasado tanto tiempo, lo veo desde otra perspectiva. Lo he pasado realmente mal, sí, para qué lo vamos a negar… Pero mirando atrás y analizando cada uno de los momentos (porque sí, he pasado más horas de las recomendables pensando en toda nuestra historia) estoy orgullosa de mi actuación. Sinceramente, creo que siempre actúe como soy, con mis principios y mis valores por delante. Cumpliendo con todo aquello que creo y siendo transparente, como me hubiera gustado que fueras tú. Así que hoy, ahora que te escribo, no estoy triste, ni arrepentida, sino orgullosa por haber sido siempre yo misma y saber que lo intenté todo, pero lo intenté sin traicionar mis principios.

Quería decirte que te he echado mucho de menos y que me hubiera encantado que nuestra historia no hubiera acabado nunca. Me hubiera encantado poder estar escribiendo una carta para decirte cuanto te quiero y no cuanto te he querido. Pero supongo que la vida es así, las historias empiezan y la mayoría de ellas acaban, mejor o peor, pero acaban. Y la nuestra ha acabado, ya me lo hiciste ver cuando decidiste que era mejor que dejáramos de vernos, así que por favor no me lo pongas tan difícil, sé consecuente con tus decisiones y no vengas a mí cuando me veas como si nada hubiese pasado, como si nunca lo hubiésemos dejado. Ya sabes que me encanta estar contigo, pero no nos trae nada bueno, si se acabó es porque se tenia que acabar, pero del todo.934869_696758477066572_3375051988652057426_n

Me hubiera encantado seguir ahora mismo con aquel hombre del que me enamoré en su día, con esa personalidad arrolladora y esa capacidad de hacerme reír. Me encantaría estar con aquel al que consideraba el hombre perfecto, pero después me dí cuenta que no eras el tipo que yo creía conocer. Y tengo que decirte que si cuando pusimos fin pensé que no eras el hombre que creía, ahora lo tengo claro… Tu actitud en estos últimos meses me ha decepcionado tanto que a veces me pregunto si realmente eres quien yo creía.

Hace tiempo leí un texto con una frase que en los últimos meses, no ha parado de rondar mi cabeza. “No me fui por falta de amor […], me fui por tu falta de amor hacia mi.” Y este adiós está muy motivado por esta frase. Ya me he cansé de tus idas y venidas y de tener la esperanza de que un día me vayas a pedir perdón y me vayas a decir que te has equivocado y no me quieres dejar escapar nunca más. Ya me he cansado de esta relación, si se puede llamar así, que empezamos el día que decidiste que habíamos acabado. Estas idas y venidas sin sentido que están acabando conmigo. Creo que ahí me demuestras tu falta de amor y yo busco algo más, merezco algo más. Así que te escribo para despedirme y para decirte que me voy por tu falta de amor hacia mi.

10419978_683585488383871_6751730803999870775_n

Te he querido mucho. Te dí todo y renuncié a mucho apostando por algo que pensé que merecía la pena. Porque pensé que tu y yo juntos valíamos más que cualquier cosa. Pero ya me dí cuenta de que me equivocaba. De que cometí un error del que todavía me estoy recuperando.

No quiero que pienses que sólo me quedo con lo malo, te estoy diciendo adiós y las cosas como las pienso pero me quedo con tus enseñanzas, que no son pocas. Me quedo con los recuerdos, que es lo único que de verdad nos pertenece. Con las imágenes y los momentos que nos regalaron esos meses en lo que fuimos tremendamente felices. Me quedo con un trocito de ti, igual que tú siempre tendrás un trocito de mí.

Ya me despido, pero antes me gustaría decirte que espero que llegue el momento en el que los dos lo hayamos superado. Que llegue el momento en el que nos podamos querer de otra manera. Tenernos cariño por todo lo que hemos pasado juntos.

Por último, te quiero pedir que me lo pongas fácil. Me va a costar mucho olvidarme de ti pero por favor, no me lo compliques más. No vuelvas a intentar algo que ya sabemos que va a acabar en fracaso, porque lo mejor es que cada uno sigamos nuestro camino. Te pido que me respetes y que aprendas a quererme como una amiga que siempre estará para lo que necesites.

vias

Espero que seas muy feliz.

-A.

 

 

Anuncios

Cruzar en rojo

Existe todo tipo de amor en este mundo, pero nunca el mismo dos veces.

– F. S. Fitzgerald

 

tumblr_n9w9twAOBi1tipdq7o1_500

 

Supón que nunca encajamos pupilas.

Supón que nunca te dejé quererme, que nunca te dejé nada.

Supón que no te llamé esa noche, y que tú no me viste esa otra.

Supón que vivíamos en el momento correcto, en un mundo de todo menos torcido, en el que se practicaba el pedir permiso antes de pedir perdón y las cosas se arreglaban solas, o realmente no necesitaban arreglarse porque nunca llegaban a romperse del todo. Que quizás la decisión de quedarnos quietos, a ver cuánto tardaba en pasar la tormenta, pudo ser la peor que tomamos. Ingenuos pensábamos que si ignorábamos la lluvia, el granizo y los relámpagos, nos salpicaría todo un poco menos, y no nos dimos cuenta de que el movimiento se demuestra andando.

tumblr_nakiu21OJk1tgkpruo1_500

Supón que no me volvías loca, con idas y venidas. Supón que nunca me propusiste jugar a un escondite diferente, cuando el único que sabía jugar a esa versión eras tú. Imagínate por un segundo que no me dejaba llevar. Imagínate que yo no me vengaba enterrándote en reproches, para luego decirte que era sin querer, disfrazada de indiferencia. A veces me divierto pensando en cómo sería de distinta mi vida si hubiese ido tomando otros caminos, o mejor dicho cómo sería de distinta yo. Siempre me ha gustado la expresión: las personas nacen pero también se hacen. Las circunstancias nos van cambiando, pero qué quieres que te diga, nos influye aún más la gente de la que nos rodeamos, y hay cierta personas que dejan un agujero de bala que intentamos cubrir con una triste tirita.

tumblr_n6kgl3VXnZ1r5d6rvo1_500

Supón que era inmune a ti, que no regresaba mil y una veces, que las excusas no me ahogaban. Que no tropezaba cincuenta veces. Con cada pie. Que no te besaba con la mirada ni te odiaba profundamente con los labios. Que no nos deshacíamos con la vergüenza. Que en cada “te va a gustar esta canción” tuyo no había un mensaje encubierto, y además de los permanentes que se quedan descaradamente arraigados en la memoria para no irse. Que en cada volver a empezar de cero, no creábamos una versión nueva del desastre anterior, de esos que todo el mundo criticaba (y envidiaba) pero no entendía. Que no convencías a los meses para que pasasen volando.

Que quizás hoy, por mi salud mental, necesitaba desvariar un rato, aunque fuese sólo una última vez y que mañana siempre llega demasiado tarde. Que en mi desorden, encuentro orden, y eso es lo que me gusta de él. Que puede que hubiese pasos que nos alejaban el uno del otro, pero inevitablemente nos acercaban a algo mejor.

Que lo de siempre sabía como nunca.

tumblr_mtfu2gfxEo1rtr67io1_500

Supón que no nos matamos de tanto intentarlo, que no nos desgastamos hasta odiarnos. Que no cruzamos en rojo, de la mano y sin mirar. Supón que fue fácil, como en esas películas absurdas de amor que íbamos a ver al cine con la esperanza de que algo se nos pegase.

Sólo supón que nunca pasó y que ahora no soy un trofeo más en tu estantería de memorias pasadas.

Supón que lo importante no estaba en las despedidas, que en realidad nos gustaba quedarnos con sabor amargo, que la paz estaba sobrevalorada y éramos amantes de guerras infinitas.

tumblr_ncgasqJZSh1tdaxwao1_500

Sólo supón por un instante que no fui tu rutina preferida.

Que no llevábamos más de un suspenso en esta asignatura.

Que no viniste para quedarte, y nunca te acabaste de marchar.

Que esas palabras nunca fueron las que se dispararon.

Que de pronto todo era lo que parecía.

Sólo por un segundo, por favor, suponlo.

– Z