Para los de fuera

Es domingo, hace frio y llueve… Es en momentos como estos, en los que estando sola en casa me pregunto si de verdad ha merecido la pena aceptar este trabajo, que me encanta, pero que me hizo dejarlo todo, hacer las maletas y emigrar…

Durante estos meses todo lo que he escuchado han sido felicitaciones por mi nuevo trabajo y haciendo referencia a la suerte que tengo de poder irme a vivir fuera de España, de conocer otro país, otra cultura y como no, de la oportunidad tan buena que es para aprender otro idioma. Supongo que los que no han tenido que irse no entienden que no es tan fácil y que no todo es de un camino de rosas cuando te vas fuera. Que hay que liarse la manta a la cabeza y salir, salir sin mirar atrás para no volver antes de tiempo.

despedida

Por supuesto que haberme ido a vivir fuera de España es una gran oportunidad, y que gracias a esto he podido conocer a muchísima gente nueva. Que además no es sólo en el ámbito personal. Que esta experiencia me va a servir para desarrollarme profesionalmente y que no puedo estar más contenta en mi trabajo. Que ahora he podido comprobar que trabajar en una empresa en la que se preocupen de sus empleados no es una Utopía, que hay jefes profesionalmente muy exitosos pero que siguen teniendo los pies en la tierra y un trato humano que ya me gustaría a mí tener.

No podría nunca quejarme de la gastronomía de este país, mundialmente conocido por sus grandes cocineros, sus quesos, croissants. Por sus vinos y sus terrazas… Y nunca, nunca, podría negar lo bonita que es esta ciudad. Pero para ser sincera hay demasiadas cosas que echo de menos, y estoy segura que aquellos que vivan fuera me entenderán.

Echo de menos poder llamar a mis amigas y tomarme algo con ellas un día cualquiera. Que sí, que aquí también puedo hacerlo, pero que cambiar de amigos cada seis meses porque todo el mundo es temporal no mola tanto. Y que a mí me gustan mis amigas, ellas, las de siempre y a las que echo de menos.

Echo de menos tener un bar al que ir y poder pasarme todo la tarde con mis amigas entre vinos y risas. Echo de menos poder salir a comer y tener una sobre mesa en condiciones, sin que me echen del restaurante. Y echo tremendamente de menos las comidas que se convierten en cenas, los líos de por la tarde, los sábados que empiezan y no se saben cuándo acaban…

Lamento no poder estar en las cenas importantes, no haber podido conocer la casa de María, y ver cómo ha empezado su nueva vida con su marido. Aunque reconozco que me alegro tremendamente de la evolución de la tecnología y me encantó poder estar en la cena de inauguración aunque fuese a través de un iPad. Pero ahí estaba yo, en medio de la mesa participando en la conversación como una más y enterándome de como mi amiga nos iba contando detalladamente su viaje de novios.

large (2)

Hubiera pagado por estar el día que Blanca anunció que se casaba… Las despedidas de soltera empiezan a complicarse, y ya he tenido que decir que no a más de una, y me  muero de rabia cada vez que tengo que decir que no puedo ir a un plan importante porque estoy aquí, porque ya no vivo en Madrid y tengo que asumir que no se puede estar en todos lados.
Y Sé que estoy sólo a dos horas de avión, pero lo que no sabía es lo cansado que es estar todo el día viajando.

Y todavía no me creo que me vaya a perder la Semana Santa y la feria… Cualquiera del sur supongo que me entenderá. Creo que todavía no lo tengo asumido, pero que esas semanas tendré que desconectarme de las redes sociales sino quiero que se convierta en una tortura…

Echo de menos las reuniones del “Consejo de sabias” y saber que si había alguna urgencia se montaba una cena en un minuto para deliberar sobre cualquier tema que preocupase a uno de los miembros. Que aunque vayamos a hacer un fin de semana de convivencia y hayamos buscado la fecha con 3 meses de antelación, eso no puede sustituir el día a día…

Hay días como hoy, en los que echo de menos poder estar en el sofá de casa, con la camilla encendida y viendo pelis sin salir del salón en todo el día. Pelearme con mis hermanos porque no cabemos los tres tumbados en el sofá, y saber que será el pequeño, el más bueno, el que ceda y nos deje a los otros tumbados.

large

Y como no, echo de menos los juernes por Madrid, saber que al acabar el trabajo tendré varios planes distintos, plantearme ir a todos pero acabar siempre en el mismo bar. Echo de menos a mis compañeras de salidas por la noche con las que me tomaba una (o muchas) copas y con las que me lo he pasado los últimos años como nunca!

No puedo dejar de decir que tener a mi familia lejos no siempre es fácil y que aunque exista Skype y pueda coger un avión y en dos horas y media estar en casa, les echo de menos, y que hay días en los que llego a casa después de un día intenso de trabajo y lo que me gustaría es encontrarme a mis padres y cenar en familia, como siempre hemos hecho.

Y además de todo esto, te echo de menos a ti.

-A.

Anuncios

26 pensamientos en “Para los de fuera

  1. Yo también estoy lejos e incluso me atrevería a decir que en la misma ciudad que tú. Me pasa exactamente lo mismo, y aqui en ésta ciudad hay muuuchos domingos lluviosos como ése. Me alegra, al menos, ver gente como yo.

    Me has transmitido mucho, gracias.

    • Gracias por tu comentario!
      Creo que el post deja ver que ciudad es, y más si la conoces, así que probablemente estemos en el mismo lugar, en el que espero que disfrutemos!!
      Ánimo que ya dentro de poco llega la primavera y nos dejará disfrutar de las terrazas y los paseos por esta gran ciudad!

  2. Me encanta! Donde estás currando, en Francia? Llevas mucho tiempo por allí? Cuántos años (más o menos) tienes?
    Ánimo!!! Desgraciadamente esta es la época que nos ha tocado vivir

    • Hola MD,
      Muchas gracias por tu comentario, si, me vine hace un par de meses a Francia y aqui estoy currando. Es la época que nos ha tocado vivir, pero esperemos que la cosa mejore y podamos volver.
      Un saludo.

  3. Me ha encantado, sobre todo la forma de expresar la realidad (a veces algo cruda) de todos los que estáis fuera. Desgraciadamente todo no es de color de rosa y, a veces, uno se satura de tanto “bonitismo” y pose fingida en torno a este asunto. No se si me has entendido…:s
    Un abrazo fuerte!

  4. Tu post me hace reflexionar puesto que anhelo tener un trabajo como el tuyo, viajar, trabajar en otro pais, tener otros amigos, conocer diversos lugares, pero tiene un alto precio. Gracias por dejar ver lo que aun no visualizo porque no estoy en esos zapatos.

  5. Cheer up!

    Hoy necesitaba leer esto.

    Hay muchos como tú… No estas sola!

    Me encanta volver… Y cuando me vuelvo pensar que soy afortunada de esta oportunidad que me ha ofrecido la vida.

    Si de verdad quieres volver… Siempre puedes hacer tus maletas y coger el primer tren!

    Disfruta de la experiencia.

    Bisous

  6. Yo tambien imigre! Y estoy en francia,llevo dos años aqui y claro que deseo volver para andalucia porque como ella no hay nada, pero aqui estoy con 17 años comenzando a vivir otra etapa de mi vida. Experimentando cosas. Ahora tengo nuevas amistades, se dos idiomas!! Nunca viene mal un cambio. Pero siempre que pueda volver o ir a Andalucia de vacaciones y para ver a mis amigos y familiares lo are. Mucho animo guapaa, se que te ira super bien 🙂

  7. Yo también soy de las que echa de menos. Estoy muy contenta donde estoy pero hay momentos muy agridulces… nos perdemos momentos y se pierden los nuestros… pero nada es para siempre 🙂

  8. Me encanta leerte siempre. A veces he pensado que lo que escribías tú era como si lo estuviera diciendo yo 🙂
    Es curioso como tú echas de menos el aquí y a mi me encantaría probar el allí. Todo pasamos por etapas, eres una valiente, pasado un tiempo verás que, aunque ahora parece que no, todo lo que hoy ocurre te enriqueció y aportó nuevas cosas. Fuerza!!!

  9. Lo que tú cuentas que te pasa ahora fuera de España, a mí me pasa dentro de ella. ¿Eso quiere decir que si me fuera de España no me pasaría lo que tú dices que te pasa a ti porque no echaría de menos lo que uno no tiene? Seguramente no añoraría tantas cosas bonitas como las que tú dices que te han pasado, porque a mí no me han pasado ni me pasan. Tampoco es tan idílico estar en España, pues a veces sientes que todo va en ella al revés del mundo. También aveces dan muchas ganas de extraditarse voluntariamente de ella. Sí, reconozco que tengo trabajo aquí, pero eso no lo es todo, aunque mucha gente sí cree que eso lo es todo. Aquí trabajo de lunes a domingo en jornadas interminables, y siempre me queda trabajo por hacer, porque me sale de debajo de las baldosas de mi oficina. Y encima aquí los jefes te bombardean cada día con su estrés, que les deja poco espacio para la humanidad. Hace dos años que no sé lo que es una tarde noche de jueves ni de viernes ni de sábado –incluso de domingo- porque siempre quedan flecos que resolver. Y no es que sea un inepto que no se sabe sacar la faena de las manos, es que la realidad es la que es. Por eso, aunque quisiera, no puedo añorar todas esas cosas tan bonitas que tú añoras de tu familia, de tus amigas, de tu casa, de España en general y del Sur en particular. Por lo que veo la vida es un cúmulo de nostalgias: estés aquí, estés allí o esté uno en la Conchinchina. El progreso no nos hace más libres, eso seguro, y por descontado…

  10. Como te entiendo “amiga”, yo voy para dos años ya fuera de casa, no por Francia, pero sí por otra tierra de lluvias.. Irlanda. Se extraña el echo de coger un telefono y organizar un SOS con tus amigas, el discutir con tu madre, el olor a pescao frito (Soy de Huelva) y el calor en tu piel… q aunque aqui haga sol no quema, sigue haciendo frio… echo de menos el poderme tumbar en la playa y oir el mar (aqui las playas son acantilados… no es igual que el paraiso que tengo en mi ciudad) y que antes no veia.. echo de menos comer chocos frito, presa iberica.. incluso el pan recien echo, echo de menos volver de fiesta amaneciendo y empalmarlo con churros y chocolate, echo de menos irte a pasar la resaca a la playa y asi aprovechas y coges moreno… echo de menos mi ciudad, pero a pesar de todo esto que te he dicho.. no volveria.. no porque para que? recuperaria todo esto.. pero perderia todo lo que he alcanzado aqui, si no hubieramos tomado la decision de largarnos a intentar tener algo mejor, no habriamos aprendido todo lo que sabemos, no habrias averiguado que eres mucho mas fuerte de lo que te contaban, no hubieras descubierto que TU SI PUEDES CON TODO LO QUE TE PROPONGAS, y sabes lo peor de todo? Que un dia regresaras, de visita o para quedarte y te daras cuenta que ya no encajas.. q ya no es tu sitio y que tu mente va a 1000xh mientras que las que se quedan solo les importa GOOOOOOOOOOOOOOOOL, series yo programas de Tele5 mientras otros se aprovechan del adormecimiento de la gente para jugar con nuestro dinero haciendonos mas pobres… me da pena… mucha… pero hay que seguir estando lejos luchando….

    • Querida vieja emigrante,
      Entiendo lo que dices, y yo pasé un par de años en Irlanda…. Realmente me encantó ese país, pero sí, como en el nuestro en ninguna parte (Y totalmente de acuerdo que en Andalucía especialmente). Pero hagamonos fuertes, para algún día poder volver y estar allí mucho mejor que cuando nos fuimos!
      Un abrazo y ánimo,
      A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s