Él era uno de esos

Él era uno de esos. Era de esos que parecen sacados de las películas, de esos que crees que no existen y menos todavía que tú lo puedas llegar a conocer. Era de esos que llegan a conocerte lo suficiente como para siempre saber la mejor manera de sorprenderte. Era de esos que dan sorpresas y aciertan. De esos que te mandan flores un día cualquiera pero no te felicita por San Valentín argumentando “que cualquier día es bueno para regalar flores”.

Era de esos a los que no necesitas decirle cómo estás porque lo sabe sólo con verte, o incluso con escucharte. Era de esos con los que conectas desde el momento que le conoces y de esos que llegan a calarte antes incluso de lo que te gustaría. Era de esos delante de los que no tienes que fingir, de los que puedes ser como eres y sabes que es así como te quiere. Era de esos a los que no puedes engañar, pero de esos por los que no tienes que preocuparte porque sabes que nunca te engañaran. Era de esos que sabe cómo animarte incluso en los momentos más tristes. De esos que están pendientes de ti pero saben darte tu espacio.

large (1)

Era de esos con los que no puedes parar de reír, de esos que hacen que se te pasen las horas como si fueran minutos y sin darte cuenta estáis juntos viendo amanecer. De esos que hacen que estando con él no haga falta nadie más. De esos que hacen que se te olvide el mundo y que pienses que solo existís él y tú.

Era de esos que disfrutan de tu sonrisa, pero sobre todo era de esos que te dejan disfrutar de la suya. Era de esos que te proponen mil planes para poder estar contigo. De esos que buscan un restaurante nuevo que conocer o una terraza porque sabe que te va a encantar el atardecer desde allí. De esos que no dejan de sorprenderte con nuevos lugares, porque sabe que no hay nada que más te guste que descubrir el mundo, pero también era de esos que te lleva a tus sitios, aquellos que a ti te encantan aunque a él no le gusten.

large

Era de esos a los que le hace ilusión conocer a tus amigas y de esos a los que le gusta presentarte a sus amigos y presumir de ti. De esos que están orgullosos de poder estar contigo. De esos que disfrutan mucho contigo pero que no quiere que dejes de hacer planes con tus amigas. De esos que respeta tus decisiones, tus prioridades y tus valores. De esos que intenta comprenderlos y compartirlos contigo.

Era de esos que son tan perfectos que no pueden ser. De esos que un día cambian y ya no sabes quién son. De esos que llega el momento que te das cuenta

Captura de pantalla 2013-10-14 a la(s) 21.25.53

Él era de esos… pero ahora ya no sé quién es.

– A

Insipirado en el blog No fui yo fueron las drogas

Anuncios

21 pensamientos en “Él era uno de esos

  1. Me ha encantado tu relato. Gracias. Es auténtico, es real, no es ficción ni novela, a no ser que lo situemos dentro de la novela realista. Es un texto de sueño y de ensueño, pero que a todos o a casi todos nos ha ocurrido con alguien alguna vez en la realidad. Por eso llega tanto, por eso se identifica uno tanto con el relato. Hay mucho corazón en él, mucha humanidad, mucha ternura y mucho amor. Y también porque tú tienes una manera deliciosa de contarlo, porque lo has vivido, y que te atrapa. Yo también conocí a alguien así. Pero, casi por sistema, como son relatos tan similares a los sueños, desgraciadamente un día terminas despertando, sin estar muy seguro de sí aquello sólo fue eso: una alucinación, un sueño. Porque las horas luego siempre tienen 60 minutos.

  2. Es muy triste saber que a veces estas cosas pasan, crees que conoces a una persona, una de las mejores personas que vas a conocer en tu vida, pero poco a poco va cambiando y un día te levantas y ya no sabes todo de ella. A mi me pasó igual, de repente un día “Era de esos que son tan perfectos que no pueden ser. De esos que un día cambian y ya no sabes quién son. De esos que llega el momento que te das cuenta”. Me encanta!!

    https://nuncasesabeblog.wordpress.com/2016/03/21/lo-supo-en-cuanto-lo-vio/

    Os invito a pasaros por mi blog https://nuncasesabeblog.wordpress.com/

  3. Existen y yo lo encontré! Describis la historia de mi esposo y mía a la perfección. El es ese hombre que por culpa de una depresión se volvió adicto a los antidepresivos y de ahí paso a drogas más fueres. Pero sabes una cosa? Porque lo amo y se que el es mi compañero eterno he estado ahí para el, dándole la fuerza que en ese momento el no tenia y sosteniendolo en el momento en que más me necesitaba. No fue fácil, fue doloroso y muchas veces sentí que ya no podía más, pero yo sabía que el en el fondo seguía allí gritando por ayuda. El es mi esposo, mi compañero, mi mejor amigo, el amor de mi vida, la persona que me da alas y siempre me inspira a mejorar. Hoy después de pasar por esta experiencia nuestro matrimonio es más fuerte y nos valoramos muchísimo más como individuos y como pareja. Estos hombres existen pero son humanos y necesitan de mujeres o parejas igualmente fuerte en situaciones difíciles. Es fácil amar cuando todo esta bien pero es en circunstancias como estas cuando ese amor se pone a prueba. Nosotros aprendimos que cuando estas en una relación la ecuación no es 50% el 50% yo es 100% el y 100% yo

  4. Existen. Mi marido era así. Dejó el listón bien alto. No os conformeis con menos. Por desgracia murió hace unos meses. Un saludo y ánimo con vuestros artículos, me gusta el blog.

    • Querida Nieves,
      Antes de nada agradecerte por tu comentario. Sentimos mucho que ya no puedas disfrutar de tu marido, pero nos alegramos porque encontraras a tu hombre perfecto, y esperamos que a nosotras nos pase igual.
      Un abrazo fuerte y ánimo!

  5. Está precioso, para más decir así era él; pero me cambió por otra; su último modelo pero no se dio cuenta que ese modelo estaba defectuoso .

  6. Me gusta cómo escribes, empiezo a seguirte. En cuanto a la entrada, ninguna seríamos lo que somos sin haber tenido a uno de esos en nuestras vidas.

    Si quieres ver lo que hacemos en Desayuno con Gintonic, te invitamos a visitar nuestro blog en desayunocongintonic.wordpress.com

  7. Claro que existen hombres así, también tienen defectos, pero su sonrisa lo aclara todo. Lástima que se fuera allí de donde no se vuelve tan pronto, con 40 años. No lo superaré nunca. Pero sigo viviendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s