Dublín

Creo que Dublín es una ciudad a la que se la subestima bastante. Yo misma lo hice cuando me dijeron que me tenía que ir a vivir dos años ahí. Pero, ahora que acaba mi estancia en ella, recomiendo a cualquiera que se vaya a vivir una temporada a Dublín. Tiene una mezcla entre capital pequeña pero cosmopolita que la hace única. Me encantan su río y canales y mezcla de puentes antiguos y modernos. Me encantan sus parques tan cuidados con tantas flores (se nota lo que llueve aquí). Me encanta su gente, muy honrada y dispuesta a ayudarte con lo que sea. Me encantan sus pubs y la música en directo (al principio no te sabes sus canciones típicas pero al final con un par de Guinness acabas cantando como un irlandés más). Me encantan ver las pintas de las chicas irlandesas (chándal y botas durante el día, mucha laca y pestañas postizas de noche). La cosa es proponérselo, dar muchos paseos e ir a muchas cafeterías y restaurantes.

Orgullosa digo que Dublín me ha encantado y de una forma u otra es parte de mí. Os dejo una lista de los mejores sitios que hay en la capital que no sean turísticos:

1)   Metro Café: lo mejor de este sitio sus tazas de café tan grandes y sus croissants con jamón, queso y salsa de la casa. Además es de los pocos sitios en Dublín con una buena terraza para cuando sale el sol.

Imagen

Imagen

2)   Temple Bar Food Market y la zona de Temple Bar: la zona de Temple Bar tiene un montón de tiendas y cafeterías estupendas para visitar pero lo que más recomiendo es el food market. Es al aire libre y cuando llueve tienen unas estructuras que lo cubren entero. Los puestos son de todo tipo: crepes, ostras, mejicano, vegetariano, smoothies y más.

Imagen

Imagen

3)   The Pig’s Ear: mi restaurante favorito de Dublín, está recomendado por Michelin y es un éxito asegurado. Hay que reservar. Tiene platos tradicionales irlandeses pero también muchos muy auténticos.

Imagen

Imagen

4)   The Queen of Tarts: como bien dice su nombre, es una cafetería especializada en tartas. Mi favorita: carrot cake. También recomiendo Apple Crumble para el que le guste la manzana hecha al horno.

Imagen

Imagen

5)   Irish Film Institute: si os gustan las películas poco comerciales, es el sitio a donde ir. Pero a mí lo que más me gusta es que por dentro es un edificio bastante original y tiene un Óscar expuesto en una vitrina, aunque confieso que me di cuenta de ese pequeño detalle después de haber ido bastantes veces.

Imagen

Imagen

6)   Bóbó’s: el mejor sitio de hamburguesas que puedes encontrar en esta ciudad. Aparte de tener las más típicas tiene mucha innovadoras. La que tiene piña es la más recomendable.

Imagen

Imagen

7)   Le Petit Parisien: una cafetería francesa en pleno centro. Muy acogedora. Me han dicho que su brunch merece mucho la pena.

Imagen

Imagen

8)   Campo de criquet del Trinity: todo el mundo va a visitar la universidad famosa del centro: Trinity. Pero lo que nadie sabe es que, adentrándose un poco más en el conjunto de edificios, se llega a una explanada de césped enorme (normalmente se utiliza para jugar al criquet) que en verano abren una terraza y está todo el mundo tomando cervezas al fresco. Se llena de estudiantes y hay muy buen ambiente.

Imagen

9)   Café en Seine: Genial para tomarse una copa o una buena cerveza e incluso cenar, de los mejores sitios de Dublín.

Imagen

Imagen

10) Phoenix Park: es el parque más grande de Europa y se encuentra en Dublín. No está demasiado lejos del centro y merece la pena. Se pueden alquilar bicis nada más entrar y dar un agradable paseo. Lo más divertido de este parque es intentar encontrar las manadas de ciervos que hay sueltas.

Imagen

Imagen

Si os aprendéis esta canción antes de ir, la experiencia será de lo más auténtica (no hacen otra cosa que tocarla en los pubs).

-Z.

Ciudadana del mundo

Aviso que me ha entrado la vena sentimental y la morriña.

Las experiencias y memorias que tengo de Madrid son irremplazables. He pasado los años más importantes de mi vida ahí. Llegué bastante mayor pero es donde eché raíces, cosa que me resulta bastante rara después de haber vivido toda la vida en el extranjero. Mis amigos se meten conmigo cuando digo que soy madrileña diciéndome que no, que soy ciudadana del mundo, y yo me ofendo. Porque mis paseos por Madrid que siempre acaban en una terracita no me los quita nadie. Ni mis viernes de fiesta y copas. Ni mis mañanas de compras arrasando donde pueda. Y mucho menos mis ganas de volver.

Así que, ya que voy en unas semanas, estoy ansiosa pensando todas las cosas que quiero hacer para aprovechar mi tiempo ahí.

Quiero ir a Perrito Faldero y por fin probar su hamburguesa (son mi debilidad) o perrito caliente.

Imagen

C/ San Lorenzo 9 – 28004 Madrid

También voy a visitar la exposición en la Fundación Mapfre de los Impresionistas. Teniendo en cuenta que mi sueño frustrado es estudiar Historia del arte, ya os imagináis lo que me apetece esto. Están hasta el 5 de mayo.

Imagen

Algo que hice este verano y pienso repetir es pasear por el Retiro. Creo que he estado solo dos veces en mi vida y ya va siendo hora de volver. Para mí es imprescindible pasarse por el Palacio de Cristal. A ver si para cuando me case (no doy nada por hecho en esta vida) lo alquilan y puedo celebrar la boda ahí. Soñar es gratis.

Imagen

Deseo fervientemente volver a Martínez. Con tan solo comentaros que sirven Bloody Mary en su brunch lo he dicho todo. Soy una loca de los gin tonics y en este sitio los preparan genial. El ambiente es estupendo y los camareros majísimos. No se puede pedir nada más. Bueno sí, ir en buena compañía.

Imagen

Ir al parque Quinta de los Molinos algún día para ver los almendros en flor. Tengo una amiga que dice que me pega ser una entusiasta de la jardinería cuando sea mayor. La verdad es que eso me horroriza porque me suena a vieja snob inglesa, pero quizás tenga razón.

Imagen

Tomarme una copa en el Café de París. Está claro, me gusta beber. Lo asumo y lo admito. Cada vez me gusta este sitio más para tomarme algo antes de meterme en algún tugurio alejado de la mano de Dios. El ambiente cada vez es mejor y los camareros, según cuentan unas amigas, cada vez son más dedicados…

Imagen

Asistir al concierto de Leiva en junio. Me encanta este hombre. No diré más.

Imagen

Esto de estar atrincherada en otro país es un rollo porque, en vez de ir a las tiendas, me limita a ver cosas que quiero comprar por Internet. He tenido dos descubrimientos recientes de tiendas que me han chiflado y tengo que ir a visitarlas. Son Aristocrazy

Imagen

y Papaya.

Imagen

Ir al templo de Debod por la noche, coger un cucurucho en el Haagen Dazs de Rosales y darme un vuelta. Es uno de los planes que más me gusta hacer en una noche de verano. Iluminan el templo y el parque y desde el mirador se ve Madrid. Pocas cosas hay más bonitas que ver una ciudad de noche.

Imagen

Pero lo que más me apetece de todo es volver al origen, donde todo comenzó, y por unos días sentir el gusto de decir “estoy en casa”.

-Z

Sevilla tiene un color especial.

Ya está aquí la primavera y aunque el tiempo no haya acompañado la llegada de esta estación, el simple hecho de pensar que ya está aquí me encanta. Siempre ha sido mi estación preferida.

Imagen

Cuando pienso en la primavera me vienen a la cabeza muchas cosas, pero entre todas resalta Sevilla, y es que esta ciudad “tiene un color especial”. He pasado tantos buenos momentos en allí que le tengo especial cariño, pero los mejores sin duda han sido en esta estación, debe ser que no soy la única, y de ahí la canción de siempre así “Cuando vuelva a Sevilla en primavera”.

No sé si el motivo de este post es añoranza por todos esos momentos en esa ciudad, a la que por desgracia cada vez voy menos. No sé si lo escribo por las ganas de feria que tengo o si simplemente es por todas mis amigas sevillanas que aunque estoy perdiendo el contacto me acuerdo mucho de ellas, pero por lo que sea, aquí os dejo mis recomendaciones en Sevilla.

Me cuesta decidir por dónde empezar, así que voy a distribuirlo cronológicamente lo que haría si tuviera un día en Sevilla.

Para visitar la ciudad recomiendo un paseo por el centro, la catedral es sin duda una de las más bonitas de España. La giralda, el monumento más conocido de Sevilla, también hay que ir a verla, y además se puede subir arriba. Aunque yo nunca he subido, siempre lo tengo como algo pendiente, ya que dicen que las vistas desde arriba son maravillosas. Otro monumento para visitar en Sevilla es el Alcázar.

Imagen

Si queréis ir de compras, las mejores tiendas están por la Plaza Nueva y es indispensable un paseo por la calle Sierpes.

ImagenDespués de todo esto, lo que más apetece es una cervecita, así que mi recomendación es ir al barrio de Santa Cruz, que también está en el centro y es muy auténtico. Cualquier Sevillano te diría que fueras a “La fresquita” o a “La casa de la moneda”.

Para comer, mi preferido es el restaurante Infanta. Tanto la parte de restaurante como la de tapas son para mi las mejor opción en Sevilla. A parte de ser muy agradable y estar decorado con muy buen gusto todo lo que he comido allí está buenísimo.

Imagen

Otra opción a la hora de comer es el restaurante Jarisa. También tiene una parte de tapas y otra de restaurante. No es el típico sitio de tapas de Sevilla y esto unido a la calidad de la comida hace que a veces sea difícil encontrar hueco, pero la espera merece la pena. Las tapas son más elaboradas de lo que encontraras por ahí y recomendaría el roastbeef de buey, es una apuesta segura!

Después de comer podéis ir a dar un paseo por el parque María Luisa,  maravillosos jardines en mitad de la ciudad, que te llevan a la plaza de España. Sin duda una visita obligada si vas a Sevilla por primera vez.

Imagen

Por la tarde, no hay nada como un paseo por el río y ver el atardecer. Para esto es perfecta la calle Betis y cualquiera de sus bares. Hay uno que me gusta especialmente que es El Embarcadero. Está al principio de la calle si vienes desde Plaza de Cuba y es una puerta pequeñita de madera, bajas una escalera y está a nivel del Rio. Simula un barco de madera. Un sitio increíble para el atardecer bien acompañada. Imagen

Para cenar, un pescadito frito por la calle Betis, y si no en plaza de Cuba está José Luís que tiene unas tapas buenísimas. Y al lado Mariscos Emilio que es otro clásico de Sevilla.

Para acabar el día habrá que tomarse una copita, y para ello los mejores sitios del momento en Sevilla son O’clock, Hoyo 19 y Groucho.

 Imagen

Espero que os animéis y vayáis a visitar esta increíble ciudad. Y si podéis, ahora que se acerca la Semana Santa os diría que no dudéis en ir algún día a ver las procesiones, por que aunque todas son bonitas, nada como las de Sevilla, y el ambiente de Semana Santa por las calles de esta ciudad tampoco se puede igualar.

 

– A.