Consejo de Sabias

El consejo de sabias es esa reunión virtual, física o telefónica que te permite gritar, llorar, rajar o reírte sin remordimiento ni reparo.
Es ese grupo de Whatsapp en el que si no tienes 2398134718374 en un día, ha tenido que caer el cometa Halley en la Tierra.
El consejo aporta más conocimientos una noche de domingo que todo aquello que pretendieron enseñarte en la Universidad.

Es una especie en extinción. Encontrar ese grupo de confort donde puedas compartir el más tremendo de tus selfies de resaca, el modelo de bikini que te pruebas en Enero y necesitas el OK de oh, esas sabias, o esa cena de lunes-primer-día-de-régimen a base de morder un apio que te hace sentirte Gisele Bündchen y quieres compartirlo solo con ellas.
Es el grupo en el que podrás pedir cualquier tipo de ayuda, ya sea para ver si te favorece ese mono negro o cortar el cable rojo, la solución la tienes. Yo en este caso pedí inspiración para un post y como no me la dieron decidí inspirarme en ellas. Lo dicho, la solución la dan.

amigas 3

Se constituye como una institución firme y casi sagrada, con estatuto y código de conducta y cuanta con, por supuesto, sus miembros, que son la parte más importante del consejo, normalmente muy diferentes y cada uno de ellos con un indiscutible papel.

Mi consejo de sabias está formado por las siguientes:

La fiestera
En todo grupo de amigas que se precie tiene que haber una fiestera y puedo decir que seguramente la nuestra se lleve la palma. No hay día de la semana que no salga a cenar y se conoce todos los nuevos bares de Madrid. Vive embalsamada en ginebra y su semana es un trámite hasta llegar al jueves. Siempre está dispuesta a una juerga y ¡es la mejor compañera para ellas! No sabemos de dónde saca la energía pero no duerme y eso no parece afectarle. Hay que resaltar que aunque salga prácticamente todos los días no se hace amiga de cualquiera y la han clasificado más de una vez como “la antipática simpática”. Tras muchos años de amistad he llegado a la conclusión de que es simpatía selectiva, solo se muestra cómo es con quien quiere, pero cuando lo hace es adictiva.

fiestera

La señora
En el lado opuesto todos tenemos a esa amiga seria que ha actuado como una señora desde que era pequeña. Ella es mandona por naturaleza, y se cree que todas tenemos que hacerle caso. Se escandaliza con nuestros planes y nuestros horarios y piensa desde que tenemos 15 años que deberíamos de llevar una vida ordenada. Es la más responsable de todas y si ella va a algún plan nuestras madres están tranquilas porque piensan que hay alguien que pone la cabeza por las demás. Lo que no saben es que casi nunca sale de fiesta, ¡pero que el día que se suelta la melena no hay quien la pare!
En el fondo, nos cuida a todas y nosotras se lo agradecemos mientras nos metemos con ella diciéndole que es peor que una madre.

La Telecincolover
Se traga todo lo que emita Telecinco y se sabe la vida y obra de todos los concursantes de GH en todas sus ediciones. Se siente más atraída por las cosas que brillan que Golum por el anillo de poder.
Todo lo que le pasa queda apuntado en su agenda anual, cuantos más pelos tenga ésta mejor (según el año puede diferir entre cebra o serpiente).
Mide casi 1,90 pero no sale sin sus tacones, para recordarnos a las demás que debimos hacerle más caso a nuestras madres y comernos él petit suis. Trata con Ylenia de tú a tú e incluso llevan la misma melena.

 La drama queen.
La Odisea de Homero se convierte en un cómic comparado con su día a día. Desde la incertidumbre de cómo peinarse el flequillo hasta qué hago con el trabajo…
La eterna duda que da un giro de 180º resolviéndose cuando el resto del consejo le aclama ese necesario “no te ralles tía, esta fenomenal” que varias veces termina con “no seas pesadaaaa” y muchas risas.
La queja sin tapujos es su columna vertebral compartiendo con el resto sus dramas propios de telenovela de los 80…
Brilla por su naturalidad y humor; reírse de ella misma es la mejor de sus medicinas, y cómo no, la nuestra.
Amiga de sus amigas y compañera de dramas dietéticos con el resto; Moderadora de debates del grupo para decidir cuántas piezas de makis son lícitas un lunes por la noche o si hay que contestar o no a ese mensaje de madrugada…
Nos necesita…y nosotras más a ella.
amigas 4

La TOC ansiedades
Según sus horarios las 9 de la mañana ya es mediodía. Cuando tú sales para la oficina ella ya ha ido al gimnasio, se ha hecho un caldo para cenar y ha ordenado su armario.
Fashion Victim por naturaleza, no faltarán las últimas tendencias en sus outfits aun cuando tú no te has hecho a la idea de que vas a tener que ponerte ESO en unos meses.
No duerme, porque el mundo sigue girando mientras vosotros, flojos, lo desperdiciáis durmiendo, y la colada no va a hacerse sola!!!! Las tres de la mañana es una hora como otra cualquiera para llamar histérica a contarte que su ex (al que ya había olvidado) ha subido una foto a Facebook con su nueva novia.

La metódica
La conocí con 15 años y ya tenía hecho un Excel con el nombre de sus 5 hijos, el colegio al que los iba a mandar, y lo que iban a comer hasta el día de su primera comunión.
Su vida pasa entre filas, columnas y hojas de gastos.
Su cabeza es un calendario y no puede dejar de planificar su vida, ya que tiene que ir a todos y cada uno de los eventos que se precie. Tiene una agenda más completa que un ministro y para poder tomarte una cerveza con ella hay que pedirle cita con dos meses de antelación.
Es capaz de seguir con rigurosidad todos sus planes excepto sus dietas, que comienzan todos los lunes y acaban en el desayuno de los martes. “Tía a ver es que he tenido que comer con los de la ofi, y habían traído brownie”.
A los tres días de conocerla deja de sorprenderte que tenga planificado los días en los que toca cortarse el pelo.

La filosófica
vive en un mundo paralelo y su máxima es “vive y deja vivir”, da igual lo que le cuentes siempre te aconsejará citando a Coelho.
Es trabajadora aunque nada organizada, siempre llega tarde, pero por mucho que te irrite eres incapaz de enfadarte con ella, buena y generosa, es la mejor amiga de sus amigas y siempre defenderá a los suyos.
Tiene una obsesión con las redes sociales, en las que tiene que compartir cada momento de su vida y acompañar cada foto con una reflexión filosófica, y mientras más larga sea mejor, y no intentes quejarte de ello porque la única respuesta que puedes tener es que eres una insensible.
En su otra vida vendió su alma a Mr. Wonderful…”sonríe, hoy puede ser un gran día”.

Processed with VSCOcam with se2 preset

Porque como veis cada una tiene sus particularidades, pero juntas son el mejor Consejo de Sabias que yo podría tener.

Por todos los Consejos de Sabias porque sin ellos estaríamos perdidas.

-A.

En colaboración con las tres As del Consejo de Sabias.

Esas conversaciones

tumblr_mvnobq6nYW1sfxn01o1_500

Me quedo con esas conversaciones de mañana o de tarde. O de madrugada. Esas de celebración en las que alguien importante te cuenta que ha llegado a su meta. Esas en las que deseas, con el tiempo, deseas haberte tragado todas tus palabras. Y las terapéuticas de después que tienes con tu amiga y un café, en las que consigues que las penas sean menos graves. Esas de ascensor, que siempre pueden significar algo más, o no. Esas que solo tienes con tu madre, con mucho cariño en la cocina un domingo en las que te transmite lecciones que recordarás el resto de tu vida. Esas difíciles que tienes contigo misma, que más que conversaciones son gritos unilaterales, y nadie más que tú y tu conciencia oís. Esas que también susurras para que no se oigan, por miedo a que se cumplan las sospechas o se rompan las ilusiones. Esas formales de comida de trabajo con una sonrisa algo forzada. Esas trascendentales que pueden durar dos minutos pero te dejan una marca muy honda.

Me quedo con esas conversaciones en silencio, solo a base de miradas, que transmiten más que cualquier otra. Esas grandes, que dan mucho miedo, pero del bueno, en las que decides qué va a ser de ti en los próximos dos años. Esas en las que te aconseja tu padre y te resuelve el problema de una semana en un minuto. Esas en las que te das cuenta que no hay vuelta atrás. Esas complejas que cruzas con un extraño por la calle y le aguantas la mirada un segundo de más. Esas en las que te das cuenta que te puedes comer el mundo, y esas en las que piensas que eres solo una más. Esas hablando por teléfono a escondidas con tu novio de la adolescencia hasta la madrugada. Esas descontroladas, en las que no aplican los filtros, y te muestras en tu más pura esencia. Esas con los amigos de siempre que te recuerdan tus manías de pequeño.

Me quedo con esas conversaciones que hacen que dejes de ver a tu hermana pequeña como un estorbo y que empiece a ser tu mayor confidente. Esas conversaciones en las que un conocido se convierte en tu amigo. Esas que te llegan al alma. Esas en las que te haces la loca, la despistada, en las que tienes que disimular. Esas en las que te metes en tu mundo genial y, durante un rato, todo es un poco menos difícil. Esas en las que te toca decir triunfante “te lo dije” y esas en las que toca aprender la lección. Esas peligrosas después de haberte tomado unas copas y haber aceptado la invitación a un paseo. Esas en las que juegas con fuego.

Me quedo con esas conversaciones de verano, de invierno, de otoño y de primavera, porque todas son distintas según la estación. Esas con un antes y un después. Esos monólogos que tienes con tu perro. Esas que vienen premeditadas y llevas mucho tiempo esperándolas. Esas en las que funcionan por medio de canciones. Esas de concierto. Esas de cine. Esas de rutina que, cuando ya no están, las echas de menos. Esas que has ensayado mil y una veces para que luego, cuando llega el momento, ni te acuerdes del guión.

Me quedo con esas conversaciones de hace dos años y también con la de esta mañana contigo. Esas conversaciones que tenemos entre nosotros para nadie más. Esas en las que vemos que lo nuestro no son las despedidas. Esas en las que sellamos nuestro futuro. Esas que tenemos con los demás para celebrar nuestra decisión.

Me quedo con ese millón de conversaciones y unas cuantas más porque hiladas, una a una, realmente son una sola historia para contar que nunca acaba.

– Z

Fotografías: Anónimo

Para qué sirve una amiga

A algunos se les escapa demasiado rápido un “esa es mi amiga”. Para mí, son los que no saben filtrar y tratar, significa que no valoran lo que es una amistad verdadera y lo que supone. Yo considero que conocidos tengo muchos, a puñados, unos más tratables, otros más especiales, pero lo que son realmente amigas, por las que haría cualquier cosa, las cuento con los dedos de una mano. Las cosas claras. Y si ya son transparentes, mejor. No es algo que trate a la ligera.

Y eso es porque las amigas verdaderas son tan difíciles de encontrar como dos gotas de agua idénticas. Es que no se encuentran todos los días. Ni todos los años. La buena amistad son años de confianza, momentos demasiado memorables y empujones acertados. Es conocerse hasta el punto de saber sus flaquezas y poder predecir sus movimientos. Es hacer terapia durante una ruptura sin importar las horas día tras día, y si es en una azotea con brisa veraniega mejor. Es luchar juntas contra viento y marea y lo que toque. Es saber que realmente va a estar ahí a pesar de las consecuencias porque te lo ha demostrado no una ni cien veces, sino infinitas. Y sobre todo, es saber que va a haber alguien que te diga “basta” cuando nadie más se atreve.

Para mí, una amiga te da la enhorabuena cuando has actuado bien y te pone los puntos sobre las íes cuando lo has hecho mal. Una amiga no te dirá la verdad así como así, en bruto y sin pulir, sino que sabrá pasarla a través de tus filtros más personales porque es la única forma en la que sabe que te calará bien. Porque te conoce casi mejor que tu madre. Una amiga no se limitará a desearte que las cosas “te vayan bonito” sino que participará activamente en tu vida, intentando mejorarla como Dios la haya dado a entender. A su manera, que es la que más aprecias. Ambas sabéis cómo son las personas con las que queréis acabar y, sí, veranearéis todos juntos. Es indiscutible.

tumblr_mxe2wjguAC1rzxgwuo1_500

Con una amiga, siempre tienes unos planes fijos que no harías con absolutamente nadie más. Te da igual. Es un tema inamovible y no negociable. Punto y final. Sería una profanación absoluta incluir a otra persona en ellos. Son momentos vuestros que necesitáis para seguir adelante. Una amiga es aquella con la que vas a un concierto, perdéis a todos para meteros en el mogollón y cantáis como un par de locas. Hasta puede que os emocionéis. Una amiga es la que te convence para ir a un festival de música, después de perjurar que jamás pisarías semejante lugar, y que cuando acabe darte cuenta de que te lo has pasado como nunca.

Una amiga es con la que eres capaz de hacer noche tras noche un mano a mano y no cansarte jamás. Y que cuando os despidáis se preocupa por que hayas llegado de un pedazo a casa porque el taxista tenía pinta rara y olía mal. Pero además de salir de fiesta, una amiga es aquella con la que puedes ir a conocer lugares nuevos. O con la que ir al bar de siempre, al que habéis bautizado con vuestro propio nombre, hasta tal punto que los demás os pregunten si estáis abonadas ahí. Sabes que a ella la puedes invitar a cualquier plan bajo cualquier circunstancia porque siempre será una más.

tumblr_myyi85KMhk1qgc585o1_1280

Una amiga es la persona con la que te quieres ir a vivir. Está ya pensado todo: la zona, cómo va ser el piso y el buen plan que es. La decisión no es casualidad sino fruto de la más pura de las estrategias elaborada durante años porque ya que estamos, hay que vivir al máximo. Que dicen que la vida son dos días, pero si conseguimos estirarlo a tres, las dos sabremos que hemos vencido.

tumblr_mo5hq0SVcM1spgb6do1_500

La que es amiga te pregunta por tu familia, no solo por el rollito del momento. Se interesa por tu trabajo hasta el punto de investigar sobre la empresa en la que echas nueve horas al día e informarse sobre qué se dedica. Hasta se lee los artículos del periódico que hablan de ella.

Una amiga llega a un punto en el que se acaba aprendiendo tu número de teléfono para poder contactarte si se queda sin batería, porque eres vital e imprescindible. También te comentará después de haber ido de compras un par de cosas que ha visto que te gustarían porque se conoce tus gustos a la perfección, por muy distintos que sean de los suyos.

Una amiga no es la que te escribe a todas horas contándote su vida. No es necesario. Es la que te manda un “necesito hablar contigo” y comentáis el problema en el susodicho bar o simplemente os quejáis de la vida con un té (verde, porque sino nada tiene sentido) o sucedáneo de por medio. Es la que con una mirada te ha dicho todo y más.

Una amiga es la que te dice las cosas que no te gustan oír, por muy difícil que sea a veces. Que se preocupa por ti como lo haría una hermana, o incluso más, porque ya es familia. Que sabe lo que te pasa cuando tú aún lo desconoces. Que te escribe cuando os separáis porque lo divertido es comentar la quedada. Que pese al tiempo, la distancia y alguna discusión puntual, sigáis queriendo contaros todas vuestras novedades al más mínimo detalle. Que si una de las dos deja de fumar, pues jode porque el cafecito y el marujeo no serán lo mismo pero qué más da porque se disfruta igual.

tumblr_mtugkdP7zW1qfji2jo1_500

La amistad verdadera no es como el buen vino, que sólo se saborea en la mejor de las ocasiones, sino que es como una botella normal y corriente, porque está ahí, dispuesta a ser abierta y disfrutada a cualquier hora en cualquier día.

– Z

Para López, porque las dos sabemos que el mundo está loco e irradia hostilidad.

Inspirado en “My Little Pleaschhures”, para qué sirve una hermana.

Fotos de Oktoberkind.