Un verano sin ti.

Ya que hemos entrado en Octubre creo que puedo dar por concluido el verano. Mi verano se acabó hace ya tiempo y volví a Madrid  a mi rutina de días de oficina y noches de terraza. Noches en las que con mis amigas repasamos una y otra vez esas vacaciones que se nos pasaron volando pero que al analizarlas nos damos cuenta que están llenas de anécdotas que no vamos a olvidar.

Y ayer, ya habiendo vuelto a casa y habiendo cambiado la terraza por mi cuarto y mis amigas por la almohada, al hacer repaso de mi verano me doy cuenta que por fin puedo decir que ha sido un verano sin ti.

Pensé que nunca iba a poder decir esto, o que si lo decía iba a haberme costado el esfuerzo más grande del mundo para haber conseguido no estar contigo un verano. ¿Quién me iba a decir a mi que esto pasaría sin darme cuenta?
Supongo que no puedo atribuirme todo el mérito de no haberte hecho caso, y menos todavía el mérito de que no me haya costado. Sé que si no hubiese tenido la mente en otra persona hubiese costado más, pero ya sabes eso que dicen: “un clavo saca otro clavo” y por fin he conseguido sacarte de mi cabeza.
post 1

Ahora que analizo el verano y las veces que hemos hablado me hace gracia darme cuenta de como no acabas de creerte que me eres indiferente. Me pregunto que esperabas cuando me mandaste ese mensaje en el que únicamente ponías que ese fin de semana bajabas a Marbella. No sé que esperabas por respuesta, o si pensabas que en caso de que en principio no fuese a estar iba a cambiar mi planes para verte… Lo siento, pero no consigo encontrarle sentido al mensaje, y espero que no te sorprendiese que no te contestase, pues demostraría que en todo este tiempo no llegaste a conocerme.

Me pregunto si de verdad te sobraba una entrada para los toros y no sabías a quién avisar, o me llamaste a mi la primera porque te apetecía que fuésemos juntos. Nunca sabré si que no le quisieras decir a Claudia que me lo habías propuesto a mi primero era por dejar la puerta abierta para ligar con ella o por no querer reconocer que yo te había dicho que no a un plan. Pero la próxima vez, recuerda que somos amigas…

Tampoco sé a qué venia que me llamases para que fuese contigo a navegar. Sí, sabes que me encanta y que hubiese sacado un Hobie Cat encantada como tantas veces lo saqué con otros amigos, pero ese plan lo tendrías que haber propuesto en veranos anteriores y no ahora que ya no me apetece hacer planes contigo. Como ya te dije: ¿Quién te iba a decir a ti que sería yo la que te acabara rechazando?

hobie cat

Y si sigo recorriendo los días de verano llego a la barbacoa anual de Fer y comparo como tantas otra veces la hemos pasado juntos. Como los años anteriores llegaba una hora en la que para nosotros no había nadie más y como hemos visto amanecer tantos días de agosto juntos, volviendo a casa y lamentándonos porque una vez más la noche se había acabado.

En cambio este año, en la barbacoa prácticamente no hablamos, me saludaste por educación y parecía que no nos conocíamos supongo que no te imaginabas que llegaría acompañada. Y ni hemos bailado, ni hemos ido a recenar mientras veíamos amanecer.

Me contaron que no te creías que pudiese estar en serio con otra persona, que a pesar de que nuestros amigos te lo decían tu lo negabas y decías que eso no podía ser. Que seguías pensando que yo era tuya y que nadie más llegaría a gustarme. No sé si de verdad lo piensas o simplemente lo dices por decir. Pero espero que te des cuenta de que estoy feliz, y que lo que no pudo ser contigo ahora si es. Espero que lo entiendas y que lo respetes, y esperaría que te alegrases por mi, aunque quizás estoy pidiendo demasiado.

post 3

Espero que no pienses que te escribo esto para quedar por encima de ti, para cantar victoria o algo que se le parezca. No creo que nadie salga ganando en estas situaciones.

Sinceramente, nunca creí que pudiese ser feliz con otro, nunca creí que fuese a olvidarme de tí del todo y ahora me doy cuenta que me ha hecho falta más de un mes repasando mi verano para ser consciente de lo poco que has estado presente.

Si alguna vez lees este post, aunque no sepas que soy yo quien escribe, espero que reconozcas nuestra historia y que la recuerdes con el mismo cariño con el que yo la recordaré pero con otra persona a tu lado con la que puedas ser completamente feliz.

Con cariño,

-A.

Anuncios

Creo que sabes quién soy

Creo que no sé disimular y que mi anonimato se ha acabado.

Creo que estabais deseando que publicara otro post a ver si me descubríais del todo. Así que aquí me descubro un poquito y os dejo las cosas en las que creo:

Creo en las buenas personas, en mi familia y mis amigas. Creo en el trabajo bien hecho y en el valor del esfuerzo. Creo que el esfuerzo tiene su recompensa. Creo que todo tiene un buen final, y que si no es así no es el final.

foto2

Creo en los amores de verano, y en los de invierno, por qué no. Creo que la amistad entre hombres y mujeres tiene un límite, y que pasado ese límite te acabarás enamorando. Creo que la confianza es lo más importante en una relación y que el amor y la amistad hay que cultivarlos.

Creo en las noches de borrachera en las que ves amanecer. Creo que los mejores días son los no planeados. Creo en las copas que empiezan a las seis de la tarde. Creo en los domingos de resaca con amigas y en los consejos de sabias para comentar todos y cada uno de nuestros ligues. Y creo, como no, que tener un bar en el que te conocen por tu nombre y te dan tu sitio es lo mejor. Creo en nuestro bar, porque sé que siempre voy a encontrarme a alguien allí.

Creo en el buen vino y que un gin tonic vodka con sprite después de una buena comida es lo mejor que puede haber. Creo en las sobremesas que se convierten en meriendas y cenas. Creo en los planes que se sabe cuándo empiezan pero no cuando terminan, porque NO creo en las prisas.

Creo en los viajes, en conocer nuevos paises, cuidades y paisajes. Creo que de los viajes podemos sacar experiencias y anécdotas de las que nos acordaremos toda la vida. Creo en cualquier tipo de viaje, ya sea con familia, amigos, novio o incluso sola, pero siempre con ganas de conocer el mundo.

foto5

Creo en las señales. Creo en el poder del chocolate. Creo en las personas que saben escuchar. Creo que la prudencia es una virtud que poca gente tiene. Creo que la impaciencia de hoy en día nos hace mucho daño.

Creo que la buena convivencia se basa en el respeto. Creo que he tenido mucha suerte con mis compañeras de piso. Creo que nada une más que vivir juntas y creo que he hecho amigas para toda la vida. Creo que siempre estarán ahí y creo que saben que yo lo estoy.

Creo que me encanta la música. Creo en las canciones que tienen significado y en las letras de Alejandro Sanz. Creo en la sensación de cantar en el coche o en la ducha como si todo dependiera de ello. Creo en los conciertos. Creo en el cine, pero que ir al cine sin palomitas no es lo mismo. Creo que no hay nada como ver una película en versión original. Creo en el teatro.

Creo que hay pocas sensaciones mejores que la de llegar a tu sitio de veraneo y ver el mar. Creo que Septiembre es el mejor mes para ir a la playa. Creo que Madrid es estupendo pero no puedo dejar de echar de menos ese olor a mar y los paseos por la playa.

foto3

Y, ¿sabes qué? Que creo que no quiero que sepáis quién soy, y que no os lo voy a reconocer. Creo que el blog perdería la gracia si yo pierdo el anonimato y que ya no podría escribir con la misma libertad. Por esto, creo que es mejor que así quede, para que pueda seguir disfrutando escribiendo como hasta ahora.

Pero sí que tengo que deciros, no sólo a vosotras sino a todos, que creo que tengo una suerte tremenda con mis amigas. Creo que sois las mejores. Creo que en la variedad está el gusto. Creo que nos complementamos y que no nos falta de nada.

Creo que os debía este post y aquí lo tenéis.

Creo que somos aquello en lo que creemos, y yo soy lo que os acabo de decir.

Os quiero,

-A.

 Inspirado en El Credo de un Vividor del Guardián entre el centeno.

Que me caso

Parecía un jueves más, sólo que esta vez íbamos a cenar y salir todas. Por fin la copita de los juernes tenía éxito en el grupo y no íbamos las dos de siempre con alguna más que justo ese día se había animado.
No nos habíamos visto en Semana Santa y había sido el cumple de una del grupo así que era la excusa perfecta para que nadie pudiera faltar. Elegimos restaurante, uno de esos que están de moda últimamente en Madrid, y reservamos con tiempo.

Por fin estábamos todas y nos pudimos poner al día, que si entrevistas de trabajo de las que se quieren cambiar, viajes de las que han tenido la suerte de hacerlos en Semana Santa, planes de viajes para verano y todo aquello que se nos iba ocurriendo. Hasta que llegamos al postre y María rellena las copas de vino, coge la suya y nos dice “venga, vamos a brindar ahora que estamos todas” se levanta y dice “QUE ME CASO”.Así, sin más, sin prepararnos el terreno nos suelta que se casa.

¿Qué?, ¿Hemos oído bien? ¿Ha dicho que se casa?
Se está riendo. Es broma. Nadie ha reaccionado así que no hay que preocuparse. Nadie habla. Es mentira, es mentira..
Sólo eso se me pasaba por la cabeza hasta que me dí cuenta de que no era broma, que María nos estaba anunciando que se casaba de verdad.

Captura de pantalla 2015-04-10 a la(s) 17.13.29

Que sí, que ya sé que hay un boom de bodas, que se ha puesto de moda casarse joven y que parece que está habiendo un efecto dominó. Que ya anunciamos esa noticia como otra boda en vez de darle la importancia que tienen, pero ¿María? por Dios no lleva ni dos años con su novio y se casa… Acaba de cumplir 25 y se casa… y lo peor de todo abre la veda en el grupo.

 Y yo no consigo salir de mi estado de shock. Acabo de llegar a casa y sigo con taquicardia, ¿cómo voy a dormir después de este notición? Ahora es cuando me gobio. Sí, me agobio. Porque ya se sabe eso que dicen, que de una boda sale otra boda, y María has ido la primera, pero ahora hay varias que se pueden ir animando y yo aquí estoy como si la cosa no fuera conmigo…

Como si no fuera conmigo hasta que la típica pregunta de que si no tengo novio todavía  siga con la coletilla de “tus amigas se están casando, deberías de centrarte” o “deberías de buscarte un novio” o “deja de irte todos los findes de semana que así no vas a encontrar a nadie” o “deberías de ligar con tíos mas mayores” o “deberías lo-que-sea-que-te-conduzca-a-formar-una-familia” y la verdad, no me apetece nada tener que aguantar a mi madre, mis tías y demás personas que les encanta meter el dedo en la llaga. A ver señoras, que ya llegará, pero que a una soltera nunca se le pregunta porqué no tiene novio.

Y yo que sólo pienso en qué voy a hacer el fin de semana y dónde me puedo ir en verano. Yo que no tengo novio ni parece que esté cerca de tenerlo. Yo que me creo que tengo 18 años y actúo como los tuviera. Yo… ¿cómo puedo asumir yo que mis íntimas amigas se estén casando? Si intento imaginarme vestida de novia y lo único que se me viene a la cabeza es la imagen de Monica, Phoebe y Rachel en friends.

Captura de pantalla 2015-04-10 a la(s) 16.55.32Sinceramente, no es que me de envidia, con mi síndrome de Peter Pan no me planteo casarme en unos años, pero sí, me agobia. Me agobia pensar que el tema de conversación ahora vaya a rondar las bodas continuamente, y peor aún, que en un año o dos podamos estar hablando de embarazos… Me agobia pensar que me he hecho mayor, o que debería hacerme mayor y no logro asumirlo.

Me agobia pensar que el tiempo pasa, aunque no queramos y que cada vez tenemos más responsabilidades. Que ahora haya que ahorrar para trajes y regalos de boda. Que nuestras noches en discotecas se estén cambiando por cenas tranquilas y que cuando pensamos donde ir un fin de semanas busquemos que no haya gente en vez de buscar la marcha. En definitiva me agobia que estas cosas que están pasando me hagan darme cuenta que nos hacemos mayores.

Me agobia, y por eso una vez más aquí estoy para desahogarme, para reivindicar que tengo 25 años y una vida por delante, que no es normal ni necesario casarse tan joven. Que somos jóvenes y nos quedan mil cosas por vivir. Que todavía tengo muchos sitios por descubrir y personas por conocer. Que ligaré, probablemente con varios hasta dar con el adecuado y que ya llegará, que no hay prisa. Que las prisas no son buenas. Que estamos en la mejor edad, en la flor de la vida. Que no hay que adelantarse. Que ya tendremos tiempo de ser adultas y madres de familia responsables. Que no me quiero hacer mayor antes de tiempo y que sí, que me tengo que convencer de que no pasa nada, que habrá bodas pero que yo voy a disfrutarlas como tiene que ser, con una copa y un buen baile. Que mi preocupación de las bodas, sólo sea que los novios sean tremendamente felices. Que hay que disfrutar de cada etapa de la vida y eso voy a hacer yo, o por lo menos intentarlo.

Así que tengo ocho meses para hacerme a la idea y aprovechar a María antes de que dé este paso tan importante en su vida.

Captura de pantalla 2015-04-10 a la(s) 17.06.49

Enhorabuena amiga, sé que vas a ser increíblemente feliz.

-A.