Se acabó

Se acabó, acabó la que se supone que es mejor de las etapas de la vida. Después del último examen, podemos dar por concluida nuestra carrera. El fin de esta etapa para mi no está marcado por dejar de lado los libros y las bibliotecas por un tiempo, sino que lo marca el volver a España y a casa. Estos dos años fuera han sido increíbles, he aprendido muchísimo no sólo en el aspecto académico sino además en “la escuela de la vida” y todo lo que he aprendido es en gran parte por las grandes personas que he tenido la suerte de conocer en Dublín, por eso a ellas les dedico este post.

Aquí os dejo mis reflexiones sin rigor de ordenación de estos dos últimos años…

  1. He ganado amigas para toda la vida, de esas que sé que me querrán en su boda aunque sea pequeñita y familiar.
  2. En una discusión y un apartamento mixto las mujeres siempre mandan.
  3. Las mejores conversaciones son en mitad del pasillo a altas horas de la noche.
  4. Las penas con buenos amigos son menos penas.
  5. Las apariencias engañan.
  6. Los blogs son mi debilidad, cada día leo más.
  7. Se pueden pasar muchas horas al día en Facebook, demasiadas.
  8. Los juegos de Facebook (Candy Crush) dan mucho de sí, pueden ser una nueva herramienta para ligar.
  9. Si te gusta comer aprenderás a cocinar.
  10. Se pueden hacer unas cookies buenísimas en el microondas en dos minutos.
  11. No hay nadie más pesado que una azafata de Ryanair. Parece que es un requisito que tengan voz de pito.
  12. Aunque llueva casi todos los días el paraguas en Dublín es inútil.
  13. No hay mejor postre que granola con yogurt (para el día a día)
  14. Las costumbres de casa de cada uno pasan a ser costumbres de todos cuando llevas cierto tiempo conviviendo.
  15. El continental puede dar mucho de sí.
  16. En Irlanda se come muy bien.
  17. La música en vivo en los bares es una maravilla.
  18. El sur de España tiene una subcultura que no es conocida por los demás.
  19. La convivencia puede hacer que llegues a querer a alguien tanto como para que te despierte a las dos de la mañana cantando Adele y no quieras matarle.
  20. Ver series es una forma estupenda de pasar tiempo juntas.
  21. Al hacer la compra se descubre la personalidad de la gente.
  22. Planificar menús de la semana puede llegar a estresar a la gente, aunque a mi me encante.
  23. Comprarte una raqueta de squash no va a hacer que juegues.
  24. Acostumbrarte a tener “una sombra” te vuelve dependiente, y probablemente me va a costar recuperar mi autonomía.
  25. De un grupo de desconocidos puede hacerse una gran “familia”.

 Imagen

Aunque sé que me dejo mil cosas en el tintero pensé que 25 era un buen número. Espero que os haya gustado.

 

-A.

Dublín

Creo que Dublín es una ciudad a la que se la subestima bastante. Yo misma lo hice cuando me dijeron que me tenía que ir a vivir dos años ahí. Pero, ahora que acaba mi estancia en ella, recomiendo a cualquiera que se vaya a vivir una temporada a Dublín. Tiene una mezcla entre capital pequeña pero cosmopolita que la hace única. Me encantan su río y canales y mezcla de puentes antiguos y modernos. Me encantan sus parques tan cuidados con tantas flores (se nota lo que llueve aquí). Me encanta su gente, muy honrada y dispuesta a ayudarte con lo que sea. Me encantan sus pubs y la música en directo (al principio no te sabes sus canciones típicas pero al final con un par de Guinness acabas cantando como un irlandés más). Me encantan ver las pintas de las chicas irlandesas (chándal y botas durante el día, mucha laca y pestañas postizas de noche). La cosa es proponérselo, dar muchos paseos e ir a muchas cafeterías y restaurantes.

Orgullosa digo que Dublín me ha encantado y de una forma u otra es parte de mí. Os dejo una lista de los mejores sitios que hay en la capital que no sean turísticos:

1)   Metro Café: lo mejor de este sitio sus tazas de café tan grandes y sus croissants con jamón, queso y salsa de la casa. Además es de los pocos sitios en Dublín con una buena terraza para cuando sale el sol.

Imagen

Imagen

2)   Temple Bar Food Market y la zona de Temple Bar: la zona de Temple Bar tiene un montón de tiendas y cafeterías estupendas para visitar pero lo que más recomiendo es el food market. Es al aire libre y cuando llueve tienen unas estructuras que lo cubren entero. Los puestos son de todo tipo: crepes, ostras, mejicano, vegetariano, smoothies y más.

Imagen

Imagen

3)   The Pig’s Ear: mi restaurante favorito de Dublín, está recomendado por Michelin y es un éxito asegurado. Hay que reservar. Tiene platos tradicionales irlandeses pero también muchos muy auténticos.

Imagen

Imagen

4)   The Queen of Tarts: como bien dice su nombre, es una cafetería especializada en tartas. Mi favorita: carrot cake. También recomiendo Apple Crumble para el que le guste la manzana hecha al horno.

Imagen

Imagen

5)   Irish Film Institute: si os gustan las películas poco comerciales, es el sitio a donde ir. Pero a mí lo que más me gusta es que por dentro es un edificio bastante original y tiene un Óscar expuesto en una vitrina, aunque confieso que me di cuenta de ese pequeño detalle después de haber ido bastantes veces.

Imagen

Imagen

6)   Bóbó’s: el mejor sitio de hamburguesas que puedes encontrar en esta ciudad. Aparte de tener las más típicas tiene mucha innovadoras. La que tiene piña es la más recomendable.

Imagen

Imagen

7)   Le Petit Parisien: una cafetería francesa en pleno centro. Muy acogedora. Me han dicho que su brunch merece mucho la pena.

Imagen

Imagen

8)   Campo de criquet del Trinity: todo el mundo va a visitar la universidad famosa del centro: Trinity. Pero lo que nadie sabe es que, adentrándose un poco más en el conjunto de edificios, se llega a una explanada de césped enorme (normalmente se utiliza para jugar al criquet) que en verano abren una terraza y está todo el mundo tomando cervezas al fresco. Se llena de estudiantes y hay muy buen ambiente.

Imagen

9)   Café en Seine: Genial para tomarse una copa o una buena cerveza e incluso cenar, de los mejores sitios de Dublín.

Imagen

Imagen

10) Phoenix Park: es el parque más grande de Europa y se encuentra en Dublín. No está demasiado lejos del centro y merece la pena. Se pueden alquilar bicis nada más entrar y dar un agradable paseo. Lo más divertido de este parque es intentar encontrar las manadas de ciervos que hay sueltas.

Imagen

Imagen

Si os aprendéis esta canción antes de ir, la experiencia será de lo más auténtica (no hacen otra cosa que tocarla en los pubs).

-Z.