La verdad sobre la verdad

“La verdad es raramente pura y jamás algo simple.”
― O. Wilde

tumblr_n89kddxhXO1r3tor7o5_1280

Dicen que era demasiado complicada, de las que se escapan y no se las vuelve a ver. También dicen que era manipuladora y fría, pero no saben que había noches en las que hubiese matado por un abrazo suyo.

Dicen que se quedó un poco perdida, que no supo bien cómo reaccionar ante tal situación y por eso se fue por la puerta trasera cuando las cosas se torcieron. Pero no saben que en realidad luchó y de la forma más dura que existe: en silencio. Que aguantó el tipo durante más tiempo del que muchos podrían presumir.

Dicen que se lavó las manos del asunto y dijo nunca más pero no saben que se vio obligada a hacerlo porque tuvo que elegir entre la integridad de su salud mental y la lealtad anteriormente profesada. No saben que en realidad no se lavó las manos, sino que puso todo su empeño tirándose de cabeza y dando hasta el cuello al final.

Dicen que ella despertó algo en él, y lo transformó y reinventó convirtiéndolo en la mejor versión de sí mismo, para luego aplastarlo cruelmente. Pero no saben que en realidad le regaló un trocito de su alma, de su tiempo y de su fe, y que eso ya ni se devuelve ni caduca. Es un regalo para toda la vida del cual no se admiten devoluciones.

tumblr_n9hxfrDEJt1qdif86o1_500

Dicen ella chupaba toda la energía que había en su entorno, que la consumía en un pestañeo, lo que dura un suspiro, pero no saben que necesitaba esa energía para vivir porque poco a poco se iba desgastando por el camino.

Dicen que no se mantuvo en pie, que no fue firme y dejó que las promesas de antaño se derritiesen y diluyesen, pero no saben que fueron precisamente esas promesas las que casi acaban con ella y que en realidad no tuvo más remedio que huir.

tumblr_n8z2xnYUim1t9cw58o1_500Dicen que ella se creía que era todo pero no saben que se sentía como si fuese nada.

Dicen que se olvidó de ese nombre que había dibujado millones de veces como la tinta que se difumina hasta desaparecer en un papel mojado. Pero no saben que llevaba esas seis letras tatuadas en el lugar más permanente de todos, en la memoria.

Dicen que las carreras de fondo nunca fueron lo suyo. No saben que lo suyo son las distancias cortas porque cuanto más cerquita mejor.

Que parecía que nada corría por sus venas, que era como una piedra y que sólo daba un amor de invernadero, frágil y fácilmente desvanecedor. No saben que, aunque las piedras tardan en calentarse, cuando lo consiguen, guardan el calor de forma natural mejor que nada.

Dicen que se escapó y nunca se supo nada más. Que ahí se acabó para siempre. Dicen y dicen pero no saben que raro es el día en el que no se acuerda de esos meses y que lo más seguro es que no consiga del todo cerrar ese capítulo para el resto de su vida.

tumblr_n62zkq4bP91qlmppmo1_500Dicen que optó por lo fácil.
Que fue cobarde.
Que mintió.
Y que perjuró.

Dicen esto y lo otro. Dicen pero no saben.

Z

Tormenta sideral

El hombre ha sido creado para amar y ser amado. ¿Para qué sirve vivir si no es para crecer en el amor? ¿Para qué sirve morir si no es para dilatar eternamente ese amor? Lo importante no es hacer mucho, sino hacerlo bien; mas para hacerlo bien se requiere mucho amor. No pierdas tu tiempo obrando sin amor.

G. Courtois

Aquellos que han tenido la oportunidad de quererla dicen que te puede hacer la persona más feliz o la más desdichada. Con ella, ese grupo tan selecto admite que no es que puedas llegar a rozar el cielo, sino que saltas a la estratosfera haciendo un triple mortal y siguiendo más allá, pero yo les digo que tengan en cuenta que, cuanto más alto están, más larga es la caída y más doloroso el impacto. Siempre. Y de esos golpes es muy difícil recuperarse.

Estos son sus renglones torcidos, secretos, inigualables. Los que tienen el lujo de conocer muy pocos.

Ella es ella. Ella es única. Ella es una mezcla explosiva.

Es de las que entra como un torbellino y lo pone todo patas arriba. A lo Katrina. Peligro inminente.

Ella es dura. A ella no le afecta nada. O eso le gusta aparentar. No demuestra sus debilidades reales a casi nadie. Tiene algunas superficiales, las que le dan igual que tú sepas, pero hasta que no la llegues a conocer bien, no te darás cuenta de las heridas profundas. Yo tardé mucho en descubrirlas.

Ella le puede plantar buena cara a muchas cosas más que el mal tiempo. Con una sonrisa de esas de oreja a oreja. Le pueden estar machacando el corazón y haciéndoselo picadillo, que sonreirá porque ella quiere aparentar que tiene una corteza de las duras. Pero luego se va a su casa y llora, llora como nadie jamás lo ha hecho, porque su corteza en realidad es tan frágil que es de cristal.

1

A ella le gusta ponerte a prueba. A veces te das cuenta y otras no. No lo hace porque sea retorcida. Todo lo contrario, a veces es demasiado transparente, su cara es un libro abierto. Lo hace porque quiere saber hasta dónde estás dispuesto a llegar por ella. Necesita saberlo para ver si merece la pena enseñarte su yo verdadero, el expuesto y desnudo, al que le pueden hacer sufrir de verdad.

 2

Ella nunca te dirá que la has hecho daño, eso le cuesta un mundo, y sería mostrar cierta debilidad. Pero si que estará todo el rato llamando la atención, creyéndose muy sutil pero siendo todo lo contrario, para que saltes y así te pueda echar la bronca.

Tiene uno de los corazones más grandes que jamás he conocido. Perdona y perdona y perdona. Es de las que da segundas oportunidades, a veces incluso terceras. Pero cuidado. El día que ya se harta de verdad, habrá cerrado tu puerta para siempre, echada con llave que acto seguido la tira al mar. Y eso no se lo deseo a nadie.

 3

La han tratado mal. A veces no lo ha podido evitar pero otras se ha dejado. Todos tenemos nuestro lado masoquista creo yo. Le cogemos un poco de gusto a eso de sufrir. A pesar de todo, ahora ella es feliz y eso me hace a mí feliz.

Con ella he hablado durante horas. Con ella he compartido muchas cosas, pero nunca algo que se asemeje a estas líneas. Cuando nos conocimos, no me cayó bien. Eso ella lo sabe pero es que su fachada esconde a una persona totalmente diferente a la que es. Con ella aprendí el significado real de eso de “no juzgues por las apariencias”. Jamás volveré a hacerlo.

Ella va aprendiendo poco a poco lo que está bien hecho aunque hay momentos en los que tropieza por el camino, pero eso como todos. Ya estoy ahí yo para ayudarla a levantarse. Ella hace lo mismo conmigo. Esa es la buena amistad.

Natural y auténtica, son las palabras que creo yo que mejor la definirían. Como dicen algunos, “es de carne y beso”.

4

Ella es ella, y ella es imposible de no querer.

-Z.

 

Fotos de Hawaiian Coconut

Sobre cómo llegar a la destrucción

¿Cómo decirte que no otra vez?

Que ya no lo intentes más. Que es inútil.

Que después de haber hecho el esfuerzo tantas veces, es absurdo seguir intentándolo en vano.

Te conozco y sé que te auto convences, montándote películas muy alejadas de la realidad, buscando señales del destino que nunca han existido, y luego vienes, me las cuentas y te enfadas cuando te digo lo de siempre. No es lo que quieres oír pero yo te muestro la verdad. Siempre lo he hecho, siempre lo haré.

Que ya no lo intentes más. Que es inútil.

Llevas así dos años y siempre obtienes una negativa por respuesta. Es hora de replantearse las cosas. Según va pasando el tiempo, aumenta de forma exponencial el grado de desesperación de tus intentos y lo que te hundes tras cada fracaso. Y a mí me duele más. Porque si ya me cuesta ver sufrir a la gente, a los que quiero ni te imaginas.

Me encantaría poder ser tu escudo pero, ¿cómo hacerlo cuando la persona de la que te tengo proteger eres tú mismo? La única persona que conseguirá que te destruyas, no es ella, no, eres tú.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Y no es que estés sordo, sino que te has puesto la música de fondo que te gusta y omites todo lo demás.

Que ya no lo intentes más. Que es inútil.

1

Una retirada a tiempo es una victoria. Lo tuyo ya se ha pasado de rosca treinta (y una) veces pero mejor tarde que nunca. Deja de defenderla, ella sabe lo que sucede. Lo ha sabido desde el minuto cero. No es que se esté haciendo la dura como a ti te gusta pensar.

Ella no sabe lo que es que vengas todos los sábados, preguntando si entre copa y copa me ha confesado algo de ti, con tanta expectación, que yo te conteste el omnipresente “no” y te pases disgustado el resto del día, semana o mes.

Ella no sabe lo que es verte casi temblar de emoción cuando crees que te ha escrito y la cara descompuesta que se te queda cuando es cualquier otro. Pero eso no es lo peor. Lo peor es cuando la excusas diciendo “sé que lo acabará haciendo”. Y para variar nunca lo hace. Ni lo hará.

Ella no sabe lo que es ver cómo cambia la expresión de tu cara cuando alguien la nombra, aunque sea mínimamente, en una conversación. Ella no ve como te ilusionas al obtener un poco más de información de su vida y como la almacenas, atesorándola.

Lo he intentado todo contigo. Te he consolado. Te he escuchado. Te he mimado. Cuando vi que eso no funcionaba, hice que te chocases contra el muro de la realidad. Llegué a ser cruel cuando te contaba cómo veía las cosas. Pero nunca me hiciste caso.

Dices que estás enamorado de una gran persona, pero esa misma no hace otra cosa que  aprovecharse de la situación.

2

Amigo mío, no sé qué decir ni qué hacer para que vuelvas a ser feliz. Ojalá pudiese yo escribir tu historia y regalarte la tranquilidad. Ojalá pudiese firmar para ti una victoria aplastante en esta batalla. Ojalá este enésimo intento mío por fin te lo haga ver.

Que esto te haga ver que eres la mejor persona que conozco. La más generosa. La más buena. La más todo. El hecho de que ella no vea esto es sólo una prueba más de su estupidez.

Que esto te haga ver que cuando a alguien tan genial como tú no le corresponden, no es por ti, es que ella tiene algún tipo de ignorancia crónica.

Que esto te haga ver que hay otras posibilidades, que no te ates a algo que no te quiere ni de lejos.

Que deja de tener mérito eso de caer y levantarse cuando es la vigésima vez que te han puesto la zancadilla y además a conciencia.

Que a veces pensamos que no hay luz al final del túnel y todo lo de nuestro alrededor está roto, hecho pedacitos. Y cómo no, nos ponemos a arreglarlo con mucho mimo, sin parar a mirarnos en el espejo y ver que lo que realmente necesita un arreglo urgente somos nosotros mismos.

Ya no lo intentes más. Es inútil.

-Z.