Miqui Brightside

Hace unos cuantos años tuve la suerte de conocer a una estupenda persona y todavía mejor aún fotógrafo: Miqui Brightside.

Empezó a hacer fotos en el año 2008 porque en ese verano abandonaba el país por primera vez en la vida y quería algo para poder inmortalizarlo. Miqui reunió cupones del periódico y consiguió una cámara que, como dice él, “pesaba una barbaridad y tenía apenas 5 megapíxeles”. A pesar de esto, comenzó con su gran afición y fue premiado con el tercer puesto de un concurso de la Biblioteca Nacional de España con una foto de ese mismo verano.

Continuó con esa cámara mientras que ahorraba para hacer el desembolso más grande que había hecho hasta entonces: se compró una Canon, una cámara réflex digital, con la que empezó a hacer sus primeros trabajos serios. Poco a poco fue ampliando su portfolio haciendo fotos durante sus viajes y a sus amigos y amigas. A raíz de esto empezaron a  salir clientes. Dice que al principio eran trabajos gratis o intercambio de favores y pero por fin consiguió amplió equipo según pasaba el tiempo y aumentaba su (indudable) éxito hasta el día de hoy.

 

Las cosas cuando de manera más simple se dicen, más claras quedan: es un crack.

 

Os dejo y página web, su flickr y algunas fotos:

 

http://cargocollective.com/miquibrightside

http://www.flickr.com/people/miquibrightside/

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

Imagen

 

-Z.

Arte para los poco artísticos

Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar.

– A. Machado

Imagen

El colegio. Un conjunto de momentos que te definen a lo largo de muchos, muchos años. Y más si fuiste a uno de monjas como yo que te inculcan tanto algunos hábitos que hasta crees que te los creaste tú solo. Yo gracias a Dios he conseguido quitarme los que más miedo daban, como eso de meterte el pan en los bolsillos para tener comida para después, ser hasta desagradable con el chico que te gustaba y sentirte mayor fumándote un cigarro entre cinco en una esquina del patio. Menos mal que ya no hago esas cosas. Creo que quedaría un poco raro.

Imagen

En uno de mis últimos años de colegio di una de esas asignaturas que, aunque bastante inútiles y que no aportan demasiado, por una razón desconocida, te marcan. No fue por la profesora (era un muermo) ni por la materia de dicha asignatura (la teoría no podría ni entretener al más teórico de los teóricos), sino más bien me ayudó a descubrir mi lado artístico. He de señalar en este momento que yo nunca he sido dada a las artes. Sólo me he dedicado a escuchar durante horas y horas música.

El hecho de que mi madre me celebrase tanto las cosas que traía pintadas del colegio demuestran cuánto me quiere. Por eso mismo esta asignatura me sorprendió tanto al descubrir este lado de mí misma. Consistía en estudiar la comunicación y, en especial, la fotografía. Llegó un momento en el que nos dejaron hasta hacer fotos. Pensando mejor en ello, a pesar de ser un muermo, la profesora fue bastante valiente. Dejar unas cuantas réflex a una panda de adolescentes poco cuidadosos y luego meterlos en un cuarto oscuro a revelar (con todo lo que conlleva porque más de un listo aprovechó esa situación) es tener muchas ganas.

Imagen

Y así descubrí yo a la fotografía. O la fotografía me descubrió a mí. Me gusta más la segunda frase, queda más poético.

Me encantó Chema Madoz, fotógrafo español que te hace reflexionar, reír o dudar con sus fotos como ningún otro. Un maestro. Son de esas fotos que te puedes quedar un rato contemplándolas, llenas de imaginación.

Mi favorita esta:

Imagen

La tengo colgada en mi cuarto.

Desgraciadamente no tiene ninguna exposición pronto en Madrid pero os dejo su página web para que disfrutéis un rato: http://www.chemamadoz.com

Nunca volví a ver esa profesora, ni volví a pisar ese cuarto oscuro pero sí aprendí que una fotografía vale más que mil palabras.

Imagen

-Z.

Fotos cogidas de http://www.chemamadoz.com