Un millón de gracias

1

Cuando empezamos con esto, una noche de marzo a escondidas, las dos sentadas en una cama en otro país pensando un nombre para nuestro blog, jamás imaginamos que llegaríamos a este punto. Después de todo este tiempo de ilusión, indecisión y secretismo, después de estar a punto de tirar la toalla, después de tantas alegrías al leer vuestros comentarios e emails, después de toda la emoción, después de todo… podemos decir que hemos llegado a UN MILLÓN de visitas.

Queremos dar las gracias a familiares, amigos y anónimos por todo vuestro apoyo porque sin ello no habríamos encontrado jamás la ilusión y motivación para seguir escribiendo e intentando superarnos.

Este blog está siendo nuestro pequeño proyecto, el que nos ilusiona y nos une. Al que le dedicamos el tiempo y por el que nos intercambiamos cantidad de emails o whatsapps comentando con ilusión como se está desarrollando todo.

Comentando la ilusión de las primeras visitas, o la que tuvimos cuando empezaron a crecer, todavía no nos podemos creer que tanta gente nos lea. La ilusión de cada email, y ver que hay gente que realmente se interesa por el blog. La ilusión de los comentarios, los cercanos y los de lejos. La ilusión de ver un post compartido en Facebook, o de que algún conocido sin saber que tú lo escribes te lo mande porque piensa que te va a gustar. La ilusión de un “te he pillado, tienes un blog y no me lo habías contado” y ver como hay gente que te conoce mejor de lo que crees. Y la ilusión de descubrir que puedes escribir y llegar a gente que nunca pensaste.

Esta experiencia está siendo surrealista y queríamos compartir este hito con todos vosotros, ya que es gracias a vosotros que esté saliendo bien. Seguimos pensando como mejorar, y como llegaros a todos y por eso hace poco creamos la página de Facebook y twitter. Además os agradecemos mucho vuestros emails con sugerencias.

Otra vez mas, muchísimas gracias a todos!

Un saludo,

A y Z

Anuncios

Gracias mamá.

Hoy es el día de la madre, siempre me ha parecido una tontería este día, creo que el día de la madre es cualquier día del año, pero bueno ya que han puesto un día en el calendario hoy le he llamado, le he felicitado el día y me he puesto a pensar…

Cualquiera pensaría que me llevo fatal con mi madre si me escucha hablar con ella, discutimos más que hablamos y nos gritamos bastante, tenemos una extraña afición a colgarnos el teléfono y llamarnos a los cinco minutos, pero todo esto hace que la relación sea especial. Mi padre me reñía por faltarle el respeto a mi madre (gritarle y colgarle el teléfono) hasta que descubrió que no lo iba a poder cambiar, que nos divertía a las dos y que simplemente somos así. Esto no quiere decir que no le adore y le quiera sobre todo en el mundo.

 Imagen

Mi madre ha estado ahí 24h, 365 días al año. Lleva 24 años anteponiendo a sus hijos a cualquier cosa, nos ha cuidado, educado y visto crecer e irnos de casa. Nunca ha tenido un día de descanso, y da igual lo que pasara que ahí iba a estar. Ha sido cocinera, médico, chófer, psicóloga, profesora y mil profesiones más combinándolas cuando a cualquiera de sus hijos nos hacía falta. Le admiro, como supongo que la mayoría de vosotros a vuestras madres y sé que tengo mil cosas que agradecerle aunque pocas veces se lo diga, por eso hoy he pensado que es un buen día para escribir esta entrada.

Gracias mamá, gracias por haber estado ahí siempre que lo he necesitado. Gracias por haberme educado y haberme inculcado los valores que hoy tengo. Gracias por haber dejado que me equivocara, aún sabiendo que lo iba a pasar mal por que era el camino que tenía que seguir y me ha hecho fuerte, mucho mas fuerte que si nunca me hubiera caído.

Imagen

Gracias por estar siempre cerca, por que sé que en cualquier momento te puedo llamar y vas a estar ahí. Gracias por no sólo hacernos sentir que somos lo más importante para ti sino además habérnoslo demostrado.

Gracias por haber estado conmigo a medida que he ido creciendo, entendiendo cada una de las etapas por las que he ido pasando. Gracias por que ahora que nos hemos ido de casa, consigues que no haya nada que nos haga más ilusión que volver a reunirnos todos, volver a casa y estar en familia.

Imagen

Gracias por que has sabido siempre estar en un segundo plano, pero ese tan importante que hace el trabajo por detrás, ese plano que sustenta a los demás. Gracias por haber sido el apoyo que he necesitado, y por haberme ayudado a convencer a papá para mis viajes, fiestas o distintas juergas que a él no le parecían tan bien. Gracias por haber sido tú.

Gracias por haber sido esta gran madre. Espero que dentro de unos años, si Dios quiere y tengo hijos llegue a ser como tú. Gracias Mamá.

Imagen

Con cariño,

-A.

Donde hubo fuego, quedan cenizas.

Digamos que cuando yo tenía quince años no era demasiado experimentada en lo referente a los hombres. Más bien no tenía ni idea. El simple hecho de saber que algún momento tenía que acabar besando a uno no me producía ningún tipo de emoción, sino más bien pereza. ¿Para qué tenía que dejar que cualquier petardo de por ahí se acercase tanto a mí? Tenía mis amores platónicos, una no es de piedra, pero eso es lo que me gustaban de ellos, que eran platónicos. El 99% de los primeros besos son lo peor que te puedas echar al cuerpo (el otro 1% lo dejo para los de las pelis, que a todos nos gusta soñar que algún día tendremos un beso así).

El mío no fue tan adorable como esto:

Imagen

Ni tan apasionado como esto:

Imagen

El mío fue de película de terror.

Volviendo a mis quince, en esa época un amigo tuvo un ataque de madurez bastante adelantado a su edad (él tenía quince también) y me dijo una frase de la que siempre me acuerdo y repito a cualquiera en cuanto la situación lo pide: donde hubo fuego siempre quedan cenizas. Amén. Yo tenía quince años, los chicos no me producían ningún tipo de interés y por ende no había cometido ningún error (ni acierto). Ahora tengo casi veintidós. Y si le hubiese hecho caso, digamos que mi lista de “cosas que no tendría que haber hecho en cuanto a los hombres” se habría reducido un 40%. Puede que la cifra así tal cual no parezca demasiado larga pero si la traducimos en horas de terapia con amigas, lágrimas o chocolate ingerido digamos que es significativa.

Pero me alegro de no haberle hecho caso porque sino no sería quien soy hoy. Creo que voy en contra de las tendencias habituales escribiendo este post ya que el objetivo de este es darle las gracias a los ex. Sí, justo eso. Todos/as los/as que seamos felices ahora mismo estando solteros/as es gracias a ellos. Vamos a ver por qué:

1)   Porque ahora conocemos el significado real de la frase “mejor solo/a que mal acompañado/a”. Y qué razón tiene. Estar con un/a idiota o estar por estar no merece la pena, quita tiempo y oportunidades mejores.

2)   Porque nos han mostrado qué es lo que no queremos y qué es lo que no vamos a volver a aguantar. No queremos ser el segundo plato. No queremos que nos entreguen un corazón a medias porque como decía una profesora mía “corazones partidos no quiero, porque cuando doy el mío lo doy entero”. No queremos más excusas. Y ante todo no queremos estar pasándolo mal por nadie.

3)   Porque nos han mostrado qué es lo que sí queremos. Creo que esto es lo más difícil de saber porque siempre nos es más complicado hablar en positivo. Queremos a alguien que nos quiera tal y como somos, con lo feo y con lo bonito.

4)   Lo más importante de todo: gracias a ellos/as nos daremos cuenta de quién es la persona con la que tenemos que pasar el resto de nuestra vida.

Así que, a mis ex, a través de este post (porque jamás lo haré a la cara, me gusta más limitarme a lanzar miradas hostiles y torturaros) os digo: GRACIAS. Y que jamás volveré a tropezar con la misma piedra.

-Z.