La lista de octubre

Tras una mini votación en pareja, breve pero intensa, hemos decidido instaurar una nueva tradición: la lista del mes, en la cual os pondremos cosas que (pensamos) merezcan la pena ir a ver, probar o conocer o lo que se tercie.

Ahí va, espero que os guste.

Un sitio para tomarte una buena hamburguesa.

New York Burger, calle Recoletos.

Impresionante. Además de que la carne está tremenda, puedes personalizar los demás ingredientes de tu hamburguesa como te de la gana.

Recomiendo la Chrysler.

Imagen

Un libro para leer.

Ahora me está dando por leer literatura española. Como me apetecía pasar un buen rato, empecé con “Amor se escribe sin hache” de Jardiel Poncela.

“Un día, en cierto brusco movimiento, el esquife dio media vuelta y sir Patricio cayó al lago. Sabía nadar y era hombre sereno así es que, al encontrarse en el agua, sacó su pipa y pretendió llenarla de tabaco, pensando que alcanzaría la orilla nadando únicamente con las piernas.
Por desgracia, había olvidado que el reúma tenía sus piernas inmovilizadas.
Y lord Brums se quedó en el fondo del lago hasta que lo sacaron once días después, envuelto en líquenes y mucho más muerto de lo que conviene a un hombre que tiene cierto interés en seguir viviendo.”

Imagen

Una canción para escuchar.

Esa chica tiene 16 años. No diré más.

Un sitio de excelentes gin tonics.

Martínez. Siempre Martínez.

Imagen

Una película que ver.

Hay que empezar por los clásicos, siempre. Mi película del mes (y bueno realmente del año casi) es Manhattan de Woody Allen, uno de mis directores de cine favoritos.

“¿Tomaron café descafeinado? No es muy romántico. Tiende al lado geriátrico.”

Imagen

Una exposición que visitar.

La Central de Diseño del Matadero de Madrid.

Imagen

Lo han renovado y está espectacular. Merece mucho la pena pasarse después por la Cantina del Matadero a tomar algo.

Imagen

 

Una feria por la que pasarse.

Se va a hacer este sábado y domingo una especie de mini Rastro en el Museo del Ferrocarril en el Paseo de las Delicias. Me encantan los objetos con historia y perderme entre ellos (por muy cliché que suene) así que yo me voy a pasar.

Imagen

Ya me contaréis qué tal las experiencias.

-Z.

Anuncios

Ciudadana del mundo

Aviso que me ha entrado la vena sentimental y la morriña.

Las experiencias y memorias que tengo de Madrid son irremplazables. He pasado los años más importantes de mi vida ahí. Llegué bastante mayor pero es donde eché raíces, cosa que me resulta bastante rara después de haber vivido toda la vida en el extranjero. Mis amigos se meten conmigo cuando digo que soy madrileña diciéndome que no, que soy ciudadana del mundo, y yo me ofendo. Porque mis paseos por Madrid que siempre acaban en una terracita no me los quita nadie. Ni mis viernes de fiesta y copas. Ni mis mañanas de compras arrasando donde pueda. Y mucho menos mis ganas de volver.

Así que, ya que voy en unas semanas, estoy ansiosa pensando todas las cosas que quiero hacer para aprovechar mi tiempo ahí.

Quiero ir a Perrito Faldero y por fin probar su hamburguesa (son mi debilidad) o perrito caliente.

Imagen

C/ San Lorenzo 9 – 28004 Madrid

También voy a visitar la exposición en la Fundación Mapfre de los Impresionistas. Teniendo en cuenta que mi sueño frustrado es estudiar Historia del arte, ya os imagináis lo que me apetece esto. Están hasta el 5 de mayo.

Imagen

Algo que hice este verano y pienso repetir es pasear por el Retiro. Creo que he estado solo dos veces en mi vida y ya va siendo hora de volver. Para mí es imprescindible pasarse por el Palacio de Cristal. A ver si para cuando me case (no doy nada por hecho en esta vida) lo alquilan y puedo celebrar la boda ahí. Soñar es gratis.

Imagen

Deseo fervientemente volver a Martínez. Con tan solo comentaros que sirven Bloody Mary en su brunch lo he dicho todo. Soy una loca de los gin tonics y en este sitio los preparan genial. El ambiente es estupendo y los camareros majísimos. No se puede pedir nada más. Bueno sí, ir en buena compañía.

Imagen

Ir al parque Quinta de los Molinos algún día para ver los almendros en flor. Tengo una amiga que dice que me pega ser una entusiasta de la jardinería cuando sea mayor. La verdad es que eso me horroriza porque me suena a vieja snob inglesa, pero quizás tenga razón.

Imagen

Tomarme una copa en el Café de París. Está claro, me gusta beber. Lo asumo y lo admito. Cada vez me gusta este sitio más para tomarme algo antes de meterme en algún tugurio alejado de la mano de Dios. El ambiente cada vez es mejor y los camareros, según cuentan unas amigas, cada vez son más dedicados…

Imagen

Asistir al concierto de Leiva en junio. Me encanta este hombre. No diré más.

Imagen

Esto de estar atrincherada en otro país es un rollo porque, en vez de ir a las tiendas, me limita a ver cosas que quiero comprar por Internet. He tenido dos descubrimientos recientes de tiendas que me han chiflado y tengo que ir a visitarlas. Son Aristocrazy

Imagen

y Papaya.

Imagen

Ir al templo de Debod por la noche, coger un cucurucho en el Haagen Dazs de Rosales y darme un vuelta. Es uno de los planes que más me gusta hacer en una noche de verano. Iluminan el templo y el parque y desde el mirador se ve Madrid. Pocas cosas hay más bonitas que ver una ciudad de noche.

Imagen

Pero lo que más me apetece de todo es volver al origen, donde todo comenzó, y por unos días sentir el gusto de decir “estoy en casa”.

-Z