Lista de marzo

Así, sin habernos dado demasiada cuenta, ya nos hemos comido casi un cuarto del 2015 y la primavera, que con tantas ganas esperamos, empieza a asomar la cabeza. Es hora de volver a ponerse las gafas de sol y de que los días sean un poco más largos. Es momento de empezar a disfrutar de unas pocas vacaciones y trabajar algo menos. Y ya toca relajarse, que lo peor ha pasado, y lo mejor está por venir.

Os dejo aquí mi lista de marzo con las cosas que más me gustan para este mes.

1. Hace poco me topé con esta frase de Malaci y, como loca del café, no me pudo gustar más:

Para mí el amor debe ser como el café. A veces fuerte, a veces dulce, a veces solo y otras acompañado. Pero ante todo nunca debe estar frío.

2. Para ellos, he descubierto las corbatas de seda estampada de Indian Lord y me he enamorado. Muy recomendables como regalo para padre / hermano / novio / suegro / cuñado / amigo o lo que toque.

10

3. El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. No soy muy dada a fijarme en este tipo de “días internacionales” pero creo que este año toca tenerlo en cuenta. Que me encanta ser mujer pero eso no significa que sea algo fácil y me gusta que se reconozcan nuestros esfuerzos.

tumblr_njry7mugZF1s8rlzuo1_500

4. Soy una loca de las gafas de sol y, tras buscar mucho (muchísimo), por fin me he decidido a comprar unas nuevas. Son de Peter & Maywalk (París).

s-13-ch-g

5. Las camisetas y sudaderas de algodón orgánico de Thinking Mu son ideales para esta temporada. Además de ser muy suaves, vienen en mil variantes así que siempre encuentras algo.

climb

6. Me muero de ganas de ir a la Provenza en unos días. Es la zona más mediterránea de Francia y está llena de campos de lavanda, pequeños pueblos y calas impresionantes. Ya os contaré.

tumblr_mk1c4c3Vw51qc7ly2o1_1280

7. No puedo parar de escuchar esta canción. Aún quedan unos meses para el concierto (ya me he comprado las entradas), pero me da igual. Merece mucho la pena ver el video clip, he leído que es 100% real.

8. Me encantan las sandalias de la nueva temporada de Lesac. Ya tengo las mías listas para estrenar una noche de cena y copas en cuanto suba un poco la temperatura.

1369227293-banner

9. Me lo estoy pasando como nunca con la última temporada de mi serie favorita, Shameless. Está claro que cada año se superan. Si lo veis, dejadme comentarios. Si no veis, empezad YA.

rs_634x866-131205111106-634.shameless.cm.12513

10. Tiene ya sus años pero nunca me ha dejado de gustar: recomiendo ver la película “Las vírgenes suicidas“. Soy una enamorada de su directora y, aunque últimamente haya decepcionado un poco, nos ha dejado joyas como esta y “Marie Antoinette”.

virgenessuicidasdivxonlineinfo

¡Que paséis todos un buen mes!

Z

Anuncios

Perú

Me he puesto manos a la obra a organizar mi viaje del próximo verano, y entonces recuerdo todas las veces que he empezado un post sobre Perú, donde fui el año pasado. Me resulta extremadamente difícil escribir este post porque tengo tanto que contar y tantas emociones que resumir que no sé como empezar.

Si hay algo que he descubierto en este viaje es que Perú es un país maravilloso, al que estoy deseando volver.

Imagen

Por desgracia sólo teníamos dos semanas y demasiado país para visitar, así que decidimos ir de Lima a Cuzco, haciendo escala en Ica, Arequipa y Puno para visitar el Lago Titicaca. Dejamos atrás toda la parte de la selva de Iquitos, que se convierte en un viaje destacado en mi lista de viajes pendientes.

Sólo puedo agradecer a Sandra por haberme presionado para sacarme los billetes a tan solo dos semanas de ir, y por empeñarse en que Perú era el mejor destino para ese verano. A nuestro amigo José, por recibirnos allí y enseñarnos “su nuevo país” y a todos los que nos ayudaron en la organización del viaje.

En Perú descubrí una gastronomía que no me esperaba. El ceviche, la causa e incluso el cuy, que para quien no lo sepa es un conejillo de indias. Me encantó probar cosas nuevas, llegar a cada ciudad y probar lo de esa zona fue parte de la diversión del viaje.

En Perú comprobé que no hace falta estar en el mar para que todo lo que veas a tu alrededor sea agua. El lago Titicaca consiguió sorprendernos y nos ofreció de las vistas más bonitas que probablemente veré nunca.

Imagen

Perú me enseñó que los mejores edificios no tienen porque estar en las mejores ciudades, después de ver decenas de iglesias, fuimos a visitar Andahuyalillas y tengo que decir que sin duda la iglesia de San Pedro de ese pueblecillo fue la que más me gustó.

Me encantó poder pasear por ciudades como Cuzco y descubrir que cada esquina tiene algo especial. Ir al mercado y ver los contrastes de colores, como estaba todo de bien y no parar de hacer fotos porque cuando volviese quería que todos viesen los sitios tan maravillosos que hemos visitado.

Este país nos dio la oportunidad de probar un nuevo deporte, y es que hicimos Sandboarding por las dunas del desierto de Ica. El paseo en buggies, fue como montarse en una montaña rusa, pero sabiendo que era la vida real. Y el oasis de Huacachina es impresionante, el atardecer en el desierto me alucinó. Sin duda, esta excursión fue una de las mejores recomendaciones que nos hicieron de Perú y ¡nos lo pasamos en grande!.

Imagen

No puedo dejar de mencionar Arequipa, la ciudad blanca. El convento de Santa Catalina, que te transporta a otra época y las vistas desde el mirador, donde se ve alguno de los volcanes que están cerca de la ciudad.

En Perú me levanté con ilusión y sin pereza antes del amanecer, y eso sólo ocurre cuando me muero de ganas por lo que va a pasar. Las expectativas de la maravilla que es ver el amanecer en Machupichu eran muy altas, tan altas que me desperté de un salto a las 4:30am. Daba igual lo altas que fueran las expectativas, ver el amanecer rodeada de aquella maravilla era mejor que todo lo que me podría haber imaginado. El tour por las ruinas fue increíble y aprendimos mucho, pero es tan increíble todo allá arriba que nos quedamos a pasar el día en las explanadas de Machupichu y estábamos sentadas, en el césped calladas y pensando las dos “Qué suerte tenemos de estar aquí”. Me fui también con muy buen recuerdo de las simpáticas llamas que estaban por allí.

Imagen

En tan solo dos semanas y menos de medio país pasamos un calor horrible y un frio congelador, subimos a 4000 metros de altura y descubrimos las propiedades medicinales de la hoja de coca. Estuvimos en la playa, la montaña, el desierto y un lago. Y conocimos a gente de muchísimos países, que nos ayudaron a que nuestro viaje se desarrollase de la mejor manera posible.

Para los que estéis pensando en ir, no lo dudéis, GRAN país donde los haya.

-A.

Horarios de oficina

b0c084f3f57dc0f306cebd107fd8072e

No mentiré. No diré que fue una tortura constante. Jamás negaré ninguna de las cosas que en su momento creí verdades. Sí, ser unos “kamikazes enamorados” fue genial. Y sí, puede que en algún momento se nos escapase alguna que otra promesa sin fundamento ni sustento. Pero te lo repetiré hasta la saciedad, querido: al pasado se le llama así por algo, y se queda donde mejor está, atrás.

Como todas las malas costumbres, esas que se caracterizan por rondar más de la cuenta, no había forma de que te fueses de una vez por todas. Le cogiste cariño a tu visita quincenal. Tirar de la cuerda cuando te convenía, cuando te sentías solo o simplemente te aburrías a ver si seguía yo en la otra punta era el mejor juego que habías conocido. De puertas para afuera se había acabado, pero el fin real estaba aún lejos. Sin embargo, eso de echarlo a perder todo por ti había perdido la gracia. La cuerda que nos unía la veía demasiado larga y cuando tú tirabas yo ya no lo notaba. Admitiré que mis indirectas no fueron las más acertadas pero contigo no conocía otra forma de comunicación. Siempre fui de las que salía por la puerta trasera: muy calladita, no decía nada, pero al fin y al cabo me iba.

ERE1963003W00001/27

He pensado. He pensado mucho, más de lo que confesaré, y he llegado a la raíz de la cuestión: yo ya no soy la que tú conociste. No es que cambiase, es que volví a lo que era antes de que pusieses todo patas arriba. Tú fuiste mi desvío en el camino, la pérdida de control momentánea, el cambio irracional. Dejé que rompieses mis esquemas hasta que desapareciesen del horizonte, y lo que los dos creímos cerrado y sólido en realidad era líquido tirando a gaseoso. La clave fue tu llegada tarde, muy desequilibrada, muy tú, a pesar de que esperé más de lo debido y alargué más de lo que muchos considerarían correcto. La marca de tus dientes, el engaño a voces y la falsa valentía hacen mucho que pasaron al olvido. Tus horarios prestablecidos y limitados de oficina nunca fueron suficientes. Yo no podía llegar a casa y olvidarme, apagar el interruptor. Off. Lo mío es el trabajo non-stop.

Después de la locura desenfrenada, de los pulsos sin ningún sentido, y de los mareos enmascarados de interés empecé a sospechar que para ti, aquello en lo que yo me dejaba la piel, era un juego. Fueron demasiadas de cal y muy pocas de arena alivio. Y llegó el famoso en el punto que, por difícil que sea, decides no volver a mirar atrás. Ese punto en el que el amor propio pesa mucho más que el sacrificio, en el que lo absurdo empieza a gritar a pleno pulmón. El semáforo se pone en verde y resulta que te sobra el copiloto, o simplemente decides cambiar de coche, de ruta, de planeta si ya nos ponemos, y probar un lugar distinto.

elliott-erwitt-child-at-broken-window-1969-1337019544_org

A pesar de todo, tuviste razón con eso de que de todo lo malo, sale algo bueno. Al final acertaste con tu predicción. Tu indecisión fue el principio del final y tus ideales sin sentido acabaron por sellarlo. Esa vez fue la despedida definitiva, de la que no hubo, hay ni habrá vuelta atrás. Por primera vez, las cosas están claras. También acerté yo con mi propia predicción, eso que te decía entre copas y risas, vacilando, que lo nuestro no iba acabar bien, por el desacierto y destiempo de todos tus intentos. Y así fue.

“Lo tuvimos tan cerca que nunca lo vimos, lo perdimos tan fácil que valió la pena.”

Fuiste ese viaje que debí dejar pasar, esa sonrisa de la que no me debí de enamorar, ese pasatiempos con el que no debí jugar. Que tu entrega fue lo mejor que hasta el momento había conquistado, no lo negaré, pero no me advertiste que era un arma de doble filo. Que las comparaciones son odiosas pero no puedo evitarlo, y seguiré pecando de medirte respecto a otros, aunque sea para mal.

Elliott-Erwitt-7

Nuestro problema no fue lo que callamos, sino precisamente lo que dijimos. La sinceridad la sobrevaloramos de tal forma que nos catapultó a la mayor de las mentiras. Así que decidí hacernos el mayor de los favores. El sol se puso. Las memorias desaparecieron. Mi teléfono no esperaba tu llamada. Mi portal no quería tus besos. Tu nombre dejó de residir entre mis memorias. Me guardaste entre tus trofeos. La culpa pesaba de más. Y la puerta se cerró.

–  Z

Fotografías de Elliott Erwitt